Izaskun Gómez (Alcaldesa de Pasaia): «Me tendrá que obligar un juez a pagar las tasas de Ciriza al puerto»

En Pasai San Pedro. La alcaldesa de Pasaia, Izaskun Gómez, en Torreatze./VIÑAS
En Pasai San Pedro. La alcaldesa de Pasaia, Izaskun Gómez, en Torreatze. / VIÑAS

Izaskun Gómez Alcaldesa de Pasaia |

Elena Viñas
ELENA VIÑASPASAIA.

Tres años después de ser investida alcaldesa de Pasaia, la socialista Izaskun Gómez realiza un repaso a una legislatura en la que ha hecho de la regeneración «integral» su bandera. Mientras inaugura el Paseo de Ondartxo, la primera obra de ese plan ya finalizada, continúa defendiendo los intereses de los pasaitarras ante el puerto, su caballo de batalla y también de quienes le han precedido en su cargo.

-Falta menos de un año para que concluya la legislatura. ¿Qué valoración realiza del tiempo que lleva al frente del Ayuntamiento?

-Altamente positiva, aunque no soy de las personas que me conformo, porque una de las peores cosas que hay en política es la autocomplacencia. En estos tres años se ha avanzado mucho. Han sido muchas las actuaciones que nos han hecho transformar nuestro municipio y se ha conseguido algo sustancial, como es el sentar las bases de un entendimiento con otras instituciones para coordinarnos con ellas, porque debemos tener claro que los recursos con los que cuenta el Ayuntamiento son escasos y sin la ayuda de otros, difícilmente podremos salir a flote. A veces hay que dejarse pelos en la gatera y ponerse en el lugar del otro. Negociar es eso.

-Uno de los hitos más importantes de estos tres años de Gobierno municipal ha sido el Festival Marítimo.

-Hay un antes y un después del Festival Marítimo. Este evento difícilmente tiene vuelta atrás. Hemos conseguido poner a Pasaia en el mapa internacional, algo que es muy difícil e importantísimo. Había un déficit en este sentido. Es una inyección de orgullo para los pasaitarras, porque los vecinos se sintieron altamente orgullosos de pertenecer a esta localidad.

-¿Cree que quien esté en el Gobierno municipal dentro de dos años, sea usted u otra persona, estará obligado a celebrarlo?

-Independientemente de quien gobierne, no tiene vuelta atrás. Si estoy yo, en 2020 habrá Festival Marítimo y si hay otra persona, haré lo posible para que sea una realidad. Quienes ostenten la alcaldía de Pasaia la próxima legislatura van a tener que dar más de una explicación si no lo organizan, y no sólo al resto de partidos políticos, sino también a la ciudadanía.

-A pesar de que usted ha calificado este festival de éxito, no han faltado las críticas. La primera, la alta inversión económica que ha requerido. ¿Seguimos teniendo en Pasaia ese complejo de que no nos merecemos equipamientos o eventos que conlleven gastos importantes?

-Rotundamente, sí. Y esa cuenta, además, es falsa. En breve tendremos la memoria íntegra del festival y el estudio de impacto económico de lo que ha supuesto para Pasaia y la comarca. Quedarnos únicamente con la cifra de lo que ha costado es hacernos trampas en el solitario o querer vender algo que no es. Hay que ver lo que hemos puesto y de lo que nos hemos beneficiado. Las cosas hay que mirarlas con esos dos elementos de juicio. En Pasaia, siempre tenemos unos complejos de los que me niego a participar. No sacaremos la cabeza si pensamos que algo es demasiado para este pueblo.

-Otra crítica que se le ha hecho al Festival Marítimo es la ausencia de actos programados en Antxo. ¿Qué reflexión realiza?

-El festival ha sido un éxito, y más para ser la primera edición, pero ha habido cosas que han fallado. El malestar que ha provocado en el distrito de Antxo está dentro de la relación de temas a considerar. En su día di una explicación, que era que no tenían acceso directo al mar. El festival no era un grupo de conciertos y precisaba de acceso al mar. Es cierto que hubo actos en San Pedro, pero no en la zona alta. Lo mismo ocurrió en Trintxerpe, donde no hubo actos en barrios altos ni en Azkuene. De cualquier forma, si alguien se sintió ofendido por no hacer nada en Antxo, no me duele en prendas pedir disculpas. Nada más lejos de mi intención dañar a Antxo. Lo tengo anotado, se dará voz a las asociaciones y particulares para que hagan sus propuestas y serán bien atendidas. También debo decir que hay determinados grupos municipales que se han sumado a las protestas, pero a rebufo. En ningún momento plantearon, como he oído, que no se iba a apoyar el festival si Antxo quedaba fuera. Es rotundamente falso. Animo a los diferentes grupos a ser honestos y afrontar con valentía las decisiones que se toman.

-Hablando de grupos políticos, EH Bildu le criticaba hace unos días por su política en materia de residuos y por el descenso en la tasa de reciclaje. ¿Es tan alarmante como denuncia?

-Las tasas de reciclaje no son las deseables. Por ello, estamos elaborando un plan para la mejora de esas tasas, que se dará conocer en septiembre. De cualquier forma, la lectura que ellos hacen es interesada.

-La coalición abertzale asegura que le ha tendido la mano para mejorar esa tasa. ¿Cuál es su oferta?

-La desconozco. Es cierto que sí hacen el gesto de esa mejora, pero desconozco que haya una propuesta clara, solvente y por escrito. Es más, los sistemas que ellos defienden y los que defiendo yo son antagónicos. Lo mismo ocurría cuando ellos estaban en el Gobierno y defendían el puerta a puerta.

-¿Cree que si EH Bildu vuelve a gobernar en Pasaia dentro de un año, implantará de nuevo el PaP?

-Estoy convencida de que sí.

-Un tema que le ha traído de cabeza esta legislatura ha sido el de Ciriza. ¿Continúa enquistado?

-Sí, porque la Autoridad Portuaria de Pasaia sigue en sus trece. El 28 o el 29 de septiembre habrá una audiencia previa en el juzgado para ver si nos ratificamos en los hechos. En las conversaciones que he mantenido con el presidente de la APP, éste se ratifica en el documento y yo también en la respuesta a la demanda que hicimos. Le he dicho al presidente que me tendrá que obligar un juez a pagar las tasas, porque es totalmente injusto que el Ayuntamiento haya hecho inversiones por valor de 1,3 millones de euros y que la APP nos reclame más de 200.000 euros. Si no hubiéramos hecho esa inversión, el edificio estaría en ruinas. No es de justicia, no tiene un pase. En aras de esa colaboración interinstitucional, a este tema habría que haberle buscado una solución fuera del ámbito judicial, porque aún nadie me ha explicado por qué supuestos que se dan en la relación puerto-ciudad en Gijón, Santander o Motril no pueden ser en Pasaia.

-¿Seguirán el mismo camino que Ciriza otros edificios?

-Sí, ya me han adelantado que el Mercado y la Tenencia de Alcaldía de Trintxerpe correrán la misma suerte; y en un futuro, el Kulturgune de Donibane. Con todos esos edificios hay que llegar a un acuerdo uniforme. Sólo pido que al Ayuntamiento de Pasaia se le trate como lo que es, una administración al servicio de los ciudadanos.

-Esta semana se ha inaugurado el Paseo de Ondartxo y hay otras obras en marcha. ¿Se han puesto los mimbres de una auténtica regeneración o continuaremos con planes como los que se han venido vendiendo desde hace décadas?

-El camino es la coordinación y no exigir el cien por cien, sino ser capaz de dejar pelos en la gatera. Es la fórmula. El Paseo de Ondartxo va a mejorar la calidad de vida de los pasaitarras. Tenemos en marcha la obra de la conexión del Topo, el futuro centro de envejecimiento, el futuro parking del Hospitalillo... Son múltiples las acciones ya tangibles que cuentan con su consignación presupuestaria y no tienen vuelta atrás. Hasta ahora se vendían muchas cosas, pero no había proyectos ni financiación. Sólo se hablaba. La gente ve que algo está cambiando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos