Irene Arbeo y Laura Goldarazena, bateleras de San Juan Iberdrola: «Sería una pena que el equipo se disolviera a final de temporada»

En San Juan. Irene Arbeo y Laura Goldarazena ante el pantalán de Koxtape./VIÑAS
En San Juan. Irene Arbeo y Laura Goldarazena ante el pantalán de Koxtape. / VIÑAS

ELENA VIÑAS DVPASAIA@GMAIL.COMPASAIA.

Las Bateleras de San Juan saborean las mieles del triunfo sabedoras de que ya tienen en el bolsillo su quinta liga Euskotren consecutiva, aunque advierten que no bajan la guardia. Las rosas aspiran a brindar a su afición una nueva alegría: la Bandera de Zarautz. Ninguna de las remeras de Anartz Gereño parece dispuesta a llegar mañana a Donibane sin ella para disfrutar por todo lo alto del recibimiento que les han preparado.

-¿Cómo afrontan la doble jornada de este fin de semana en Zarautz? ¿Están nerviosas?

-Laura: Es una regata que tenemos marcada en rojo y hay que trabajarla igual que cualquier otra semana para llegar activas y estar a tope.

-Irene: Más que nerviosas, estamos con ganas de disfrutar los dos días la regata y conseguir la bandera para poder celebrar el domingo los dos triunfos: la liga Euskotren y la Bandera de Zarautz.

-El hecho de que esta sea la quinta liga Euskotren que se adjudican de forma consecutiva, ¿se vive con menos emoción que aquella primera de 2014 o siguen celebrando la victoria con la misma ilusión?

-Laura: Ahora todo lo que sea ganar, suma, pero mi sensación no es la misma. No lo vivo con la misma euforia de entonces.

-Irene: Es normal que ocurra. A mí me ha pasado lo mismo con el Campeonato de España. El primero marca más emocionalmente, aunque disfrutar, los disfrutas todos. En mi caso, esta ha sido la primera liga Euskotren y ha supuesto una alegría.

-Las expectativas tan altas que tienen puestas en ustedes los aficionados de San Juan, acostumbrados a verlas ganar casi todo, imagino que supondrán a estas alturas mayor presión.

-Laura: Es cierto. Supuestamente, somos los mejores y tenemos que meter caña.

-Irene: La gente, por lo general, nos anima un montón, pero sí que hay quienes parece que están esperando a que fallemos, a ver si caemos... Al final, todo el equipo nos estamos autoexigiendo mucho este año.

-Las Batelerak no tienen un rival que les haga sombra. Rara ha sido la regata este año que no hayan liderado desde el primer largo hasta lograr la victoria. ¿Cuál es el secreto de su éxito?

-Irene: Dentro del bote no ves tanta diferencia en la regata, porque eres consciente de que en cualquier momento se te puede escapar, como nos ocurrió la semana pasada en Ondarroa. Siempre salimos a dar el cien por cien, porque tenemos a las rivales al lado. Y, ¿secreto? No hay más que trabajar un montón todos los días; eso y el sentimiento de grupo que existe. El bloque se conserva y eso hace mucho.

-Laura: Llevamos muchos años trabajando en la misma dirección. Hace ya nueve que sacamos la trainera. Aunque ha habido cambios a lo largo de los años, un bloque se ha mantenido y hemos funcionado igual.

-Esta temporada comenzaron con ocho bajas, que no eran pocas, y un cambio de entrenador...

-Laura: Por suerte, quedábamos un grupo que llevamos años y el haber ido añadiendo gente con buen nivel, siempre suma.

-¿Cómo viven esa situación de extremos que está caracterizando este año al club, en la que ustedes se llevan la gran mayoría de los triunfos mientras la Erreka atraviesa una situación especialmente crítica?

-Irene: Somos la cara y la cruz. Es una lástima, porque mientras estamos celebrando una bandera, al mismo tiempo estamos pendientes de que los chicos salen en su tanda, mirando a ver cómo quedan.... Es muy complicado.

-Laura: Es una pena. En la medida que podemos, nosotras intentamos animarles.

-Con la Bandera de Zarautz a punto de cerrar la liga, llega el desafío de La Concha. ¿Han comenzado a prepararse para la gran cita del remo?

-Irene: Estos últimos entrenamientos han estado más enfocados a las regatas de Zarautz. Como luego tenemos dos semanas, supongo que nos centraremos más en La Concha.

-¿Cómo viven las semanas previas a La Concha?

-Laura: A mí me pueden los nervios. Paso tres semanas que no puedo más. En casa me dicen que estoy insoportable. Durante la liga lo vives mejor, pero en cuanto llega la clasificatoria, todo cambia. Lo notas en el ambiente.

-Es fácil dar por hecho que van a volver ganar también en San Sebastián.

-Laura: Ojalá. Estamos bien encaminadas, pero...

-Irene: Es para lo que hemos trabajo. A priori, los resultados están ahí, pero nunca sabes cómo puede salir. Si un día nos sale mal...

-Esta ha sido una de las temporadas en la que más pasos parece haberse dado en favor de la igualdad. ¿En su día a día también lo perciben así o sólo son titulares de prensa que no responden a la realidad?

-Irene: Sí que se ha avanzado este año. Por ejemplo, en el tema de los premios tanto de La Concha como de todas las banderas de Euskotren. A ese nivel, sí se han dado pasos importantes. Por desgracia quedan diferencias en otros temas como el Campeonato de España, de Euskadi...

-Laura: También se ha notado que se han dado pasos por la igualdad en el hecho de que hemos sumado más regatas, incluyendo las de Galicia.

-¿Se han planteado qué ocurrirá al final de esta temporada? ¿Las Bateleras seguirán peleando o temen que puedan sufrir el efecto Erreka y perder a buena parte del bloque?

-Laura: No lo sé. Siempre te planteas dejarlo al acabar la temporada, pero luego vas ganando y te animas, te olvidas de lo que sufres y decides seguir un año más. Si ves que el equipo continúa, al final te arrastra y sigues.

-Irene: Hay que ser cautos con eso. De momento, nadie comenta si va a seguir o no. Sería una pena que a final de temporada se disolviera el equipo. Este invierno ha sido duro. En febrero, cuando yo llegué, había días que no completábamos la trainera. Es duro que un equipo que viene de ganar cuatro años seguidos todo no completara bancadas en invierno. Era complicado, sobre todo psicológicamente, no saber cómo íbamos a llegar al verano.

-Eso es algo que no ha trascendido...

-Irene: La gente habla mucho de San Juan, pero San Juan también tiene sus altibajos y San Juan tiene que trabajar como todos para estar donde está. Nadie nos regala nada. El propio Anartz Gereño se ha tenido que hacer muchos kilómetros en la trainera, probablemente más que algunas remeras. Esta será una de las mejores temporadas del equipo, pero también ha sufrido uno de los inviernos más duros.

-Laura: Tuvimos mala suerte. Recuerdo que se nos ponía una enferma y cuando ésa estaba bien, caía otra.

-Pero han logrado salir adelante.

-Laura: Sí. De eso no tenía ninguna duda, porque somos cabezonas y ya hemos superado otras situaciones complicadas, pero lo cierto es que fue complicado.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos