Iraia Oiartzabal es la 'salsera' mayor

Iraia Oiartzabal, segunda por la izquierda, rodeada de varias 'salseras' de la peña que le brindó un homenaje festivo ayer en Antxo. / FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS
Iraia Oiartzabal, segunda por la izquierda, rodeada de varias 'salseras' de la peña que le brindó un homenaje festivo ayer en Antxo. / FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS

La peña del emblema del perejil eligió a la diseñadora de alta costura como protagonista | Los Sanfermines se despiden hoy con el primer campeonato de autos-locos, comida de jubilados y parrillada, entre otros muchos actos

Elena Viñas
ELENA VIÑAS PASAIA.

Se ha convertido en pocos años en una de las pasaitarras más reconocidas. Iraia Oiartzabal triunfa como diseñadora de alta costura e, incluso, fue galardonada en 2017 con el premio Max al mejor diseño de vestuario. Desde 2011 cuenta con su propio taller de costura en el centro de San Sebastián, donde trabaja como las antiguas modistas, haciendo ropa exclusiva y a medida, desde el diseño hasta la última puntada.

Su trayectoria profesional fue reconocida ayer por la Peña Saltseroak, que la nombró 'salsera' mayor de la fiesta, invitándola a participar en su desfile musical por las calles de Antxo y en la comida celebrada en la plaza Biteri. La joven antxotarra fue también la protagonista de esa canción que se renueva cada 7 de julio para estar de plena actualidad.

«Es Iraia Oiartzabal nuestra salsera mayor; en el mundo de la moda está haciendo un carrerón. Todo a base de trabajo, de ingenio y creación; se ha ganado el respeto de toda la profesión. ¿Es verdad? ¡Sí, señor! ¡Iraia es creación!», cantaban los integrantes de esta agrupación, que tiene como emblema un ramillete de perejil.

La imagen de San Fermín presidió desde el altar la misa oficiada a mediodía en la iglesia

La diseñadora se mostró especialmente agradecida por el homenaje que le brindó la Peña Saltseroak, que en esta última edición ha contado con nuevos integrantes que prometen darle continuidad en el futuro. Se trataba de un grupo de jóvenes que portaron en su espalda la 'L' de novatos, aunque demostrando aptitudes suficientes para poder quitársela en breve. Así quedó de manifiesto durante la actuación, en la que destacaron la labor de otros vecinos de este mismo distrito pasaitarra.

«Todos los primeros viernes, hacia el atardecer, un grupo de antxotarras suele el pueblo recorrer. Es la kantujira de Antxo la que anima a la gente con sus alegres canciones creando un buen ambiente. ¿Es verdad? ¡Sí, señor! ¡Kantujira betiko!», entonaron.

Y la música trajo nuevas alusiones: «Otro grupo más reciente, también gran animador, actúa en la Alameda con txistu y acordeón. Ensayos en el Azoka, trabajo y mucho tesón; los muxikos van creciendo, cada vez lo hacen mejor. ¿Es verdad? ¡Sí, señor! ¡Gora muxikok!».

La canción de los más salseros no olvidó a quienes han logrado estos últimos doce meses triunfos en el mundo del fútbol. Según explicaron, «en el plano deportivo el fútbol ha destacado. El Pasaia es de tercera, pues primero ha quedado. El Pescaus de fútbol sala el objetivo ha mejorado; cada año se supera, otra vez lo ha demostrado. ¿Es verdad? ¡Sí, señor! ¡Fútbol del mejor!».

El colofón de su original canción decía así: «Con esta última estrofa nos vamos a despedir. Ha sido un día muy grato desde el principio hasta el fin. La nueva generación con nosotros ha estado, ha sido una gozada el habernos encontrado. ¿Es verdad? ¡Sí, señor! ¡Savia nueva, por favor».

Los salseros cedieron por la tarde todo el protagonismo a la tamborrada infantil, que llenó de rataplanes el día grande de los Sanfermines. El patrón de los antxotarras presidió la misa que se ofició a mediodía en la parroquia, a donde los feligreses acudían con el tradicional pañuelo rojo anudado al cuello. Otros pañuelos tomaron la calle para disfrutar de la salida de gigantes y cabezudos, las jotas en Axular y las olimpiadas entre cuadrillas celebradas en la Alameda.

Nuevos actos se sucederán durante la jornada de hoy como punto y final a las fiestas patronales de Antxo. Gure Zumardia acogerá una exhibición de deportes populares, mientras los jubilados celebran su comida. También habrá parrillada, tamborrada y, como novedad, un campeonato de autos-locos en el vial Molinao-Papín.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos