Una historia de amor sellada bajo el sol

Nodrizas y pastores bailando en las inmediaciones del muelle desafiando las altas temperaturas registradas a mediodía de ayer. / FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS
Nodrizas y pastores bailando en las inmediaciones del muelle desafiando las altas temperaturas registradas a mediodía de ayer. / FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS

Los más pequeños de la casa protagonizaron el desfile de iñudes y artzainas en la festividad de San Pedro

Elena Viñas
ELENA VIÑAS PASAIA.

Aunque el día del patrón de los sanpedrotarras amaneció amenazando lluvia, pronto las nubes se disiparon para, poco antes del mediodía, dejar brillar un inesperado sol de verano. El astro rey se convirtió, de esta forma, en testigo del romance escrito entre nodrizas y pastores. Ellas, siempre perfectamente arregladas y pendientes de los bebés que portan en su regazo, y ellos, tan atrevidos como solícitos, renovaron su eterna historia de amor de la mano de las decenas de niños que participaron en el tradicional desfile de fiestas.

Las coreografías tomaron las inmediaciones del muelle, desde las casas del puerto hasta la taberna Muguruza, para regresar por la calle vieja hasta la plaza y el frontón. Abrían la marcha las iñudes y los artzainas bailando al son de la charanga Sastakai. Al grupo se unían los tamborreros que dirige, remo en mano, Unai Alduntzin.

«Y vosotros, ¿por qué no salís bailando? Hay que continuar con la tradición para que no se pierda», decía uno de los jóvenes tamborreros a varios chicos que asistían a la escena como espectadores. «Somos más de reguetón», se apresuraba a responder uno de ellos, pero sin dejar de contemplar la comitiva que cerraban los más pequeños de la casa. Eran éstos los encargados de dar vida al alcalde y su mujer, el obispo, el médico de Osakidetza y la enfermera de la Cruz Roja, la florista y el resto de los personajes que conforman la comitiva.

Los sanpedrotarras, divididos por su origen, se enfrentarán hoy en un desafío

Los dantzaris se portaron como auténticos campeones desafiando las altas temperaturas con pasos de baile que despertaron la admiración de los vecinos. Algunos no olvidaron acudir a la misa oficiada en la parroquia, aunque salieron a tiempo para presenciar el cierre del desfile que el domingo se repetirá con los adultos como protagonistas.

La jornada se completó con otras muchas propuestas. Desde la salida de txistularis, que sirvió de diana, a la de los gigantes y cabezudos, pasando por una representación de teatro infantil, finales de diferentes campeonatos deportivos y conciertos para cerrar la noche.

Desafío vecinal

Las San Pedro Jaiak 2018 afrontan hoy, sábado, su ecuador con nuevas actividades. Tras la salida de la charanga Porrusalda, integrada por niños y adultos que volverán a vestirse de blanco y rojo haciendo sonar sartenes y cazos, se llevará a cabo el desafío 'San Pedron Bizi'. La prueba enfrentará a los nacidos en la Torre, con los naturales de la derecha de la iglesia, con los de la izquierda y con los nacidos fuera de las fronteras de este distrito pasaitarra. Unos y otros «tendrán que demostrar su fuerza y habilidad, cada cual defendiendo su color y lugar. Desde la mañana hasta la noche, desde el frontón hasta la Torre, finalizando en la plaza del pueblo. San Pedron bizi, San Pedro bizi. ON!», señalan los organizadores.

El desafío se desarrollará simultáneamente con la comida por los presos prevista en Antxeta, la paellada en la calle Arraunlari, la cucaña, la cena anunciada en la plaza y varios conciertos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos