«Tenemos una cuenta pendiente con la afición: volver a ilusionarla»

Dispuestos a luchar. El selfie de remeros y directivos con el que el domingo despidieron la temporada./
Dispuestos a luchar. El selfie de remeros y directivos con el que el domingo despidieron la temporada.

El presidente de San Juan se muestra optimista con el futuro del club | Confía en que la Erreka vuelva a ascender a la máxima categoría, porque «es donde tiene que estar»

ELENA VIÑAS PASAIA.

Frustración y tristeza. Ésos son los dos sentimientos que mejor definen cómo se encuentran quienes viven el verano en clave rosa. Así lo asegura el presidente de Pasai Donibane Koxtape Arraun Elkartea, Xabier Arraras, quien no oculta el bajo estado de ánimo que se ha apoderado de los integrantes del club y sus seguidores, contagiando a todo un pueblo de alma arraunlari.

El descenso de categoría de la Erreka ha supuesto un trágico final de temporada y aunque los remeros disfrutan ahora de unos días de vacaciones, los responsables del club aseguran que, lejos de descansar, han comenzado a planificar ya el próximo año. «Es el momento de hacerlo», manifiesta Arraras. «Tenemos que hablar con los remeros y con las batelerak para ver la situación de unos y otros, su disponibilidad, si van a poder seguir o no, qué hay que cambiar y qué objetivos nos marcamos», sostiene.

Con una tripulación femenina que ha vuelto a hacer historia, adjudicándose por quinto año consecutivo la liga Euskotren y la Bandera de La Concha, parece que apenas caben «algunos retoques, pero no gran cosa». Sin embargo, ante la situación de los chicos, «habrá que darle una vuelta a cómo ha sido todo y retocar, mirar si los métodos de entrenamiento han sido o no los acertados, pero siendo conscientes de que la situación que nos surgió a principio temporada, con doce bajas, ha condicionado mucho el rendimiento del equipo».

La «valoración» con los deportistas de sus principales traineras se realizará en las próximas semanas. «Y a partir de ahí, habrá que decidir con quién se va a contar al frente de los dos equipos», añade el presidente de San Juan Koxtape.

Lo que sí tiene claro Xabier Arraras es que hay que agradecer a su afición el apoyo que le ha brindado a los suyos estos meses. «Siempre tenemos que agradecer a nuestros socios, seguidores y a la marea roxa que estén ahí. De hecho, como homenaje, en los monos de los remeros llevan el símbolo de la calavera y el nombre de 'marea roxa' en agradecimiento al apoyo que prestan durante toda la temporada. No podemos más que estar orgullosos de tener esta afición», señala.

Su presencia también se dejó notar el pasado fin de semana en el cierre de la competición liguera. «Un gran número de seguidores fue el sábado a Bermeo y les agradecemos mucho ese apoyo. Sus gritos de ánimo desde el muelle se oían en el agua. Ahora nos queda una cuenta pendiente con la afición y para ello, haremos lo máximo que esté en nuestras manos para volver a ilusionarla con las dos traineras, con la Batelerak y la Erreka de San Juan, e incluso con la tercera trainera», asegura Arraras.

Fue «una muerte agónica»

El máximo responsable del club de remo sanjuandarra no oculta la frustración que les ha generado no haber conseguido el objetivo que se habían marcado a principio de temporada, el de la permanencia. Considera que las doce bajas registradas en diciembre de 2017, «más de las que esperábamos», hicieron mella.

Según explica, «tuvimos que confeccionar las dos plantillas -A y B-, con un número escaso de remeros. Hubo que completar el primer equipo con gente que había estado en la trainera B, que era muy joven y necesitaba unos años de formación para ir cogiendo el ritmo a las regatas. Tuvo que dar el salto al primer equipo y a una liga que de por sí es competitiva. Viendo que los dos ascensos realizados por Donostiarra y Santurtzi se habían reforzado, porque son dos clubes que tienen unos presupuestos muy altos, sabíamos que la temporada iba a ser muy dura».

Reconoce que comenzaron la pretemporada «con mucha ilusión», demostrando un «muy buen nivel» en bateles y trainerillas. «Las seis primeras regatas -de la Eusko Label Liga- fueron muy bien e incluso acabamos por delante de San Pedro y Kaiku, ganando tanda. Pero a partir de la sexta jornada, en Pasaia, empezó nuestro calvario. Desde ahí y hasta el final, comenzamos a sufrir una muerte agónica».

«Vamos a luchar»

Arraras hace hincapié en que han afrontado la temporada con el debut de doce remeros en la Erreka y cómo en la clasificatoria de La Concha sólo cuatro de los que iban en sus tostas habían remado antes en ella. «Desde que entramos en la directiva, nunca habíamos vivido una situación así. No habíamos tenido problemas para mantenernos en la ACT. Nos ha tocado sufrir y espero que hayamos aprendido de esto para que en años sucesivos podamos subir y mantenernos por más tiempo en lo más alto de la competición del remo, que es donde tiene que estar San Juan», declara.

El club rosa se pone ya en marcha para reflexionar sobre lo acontecido y comenzar a trabajar con las categorías inferiores que configuran su cantera. «Ya no nos queda tiempo para pensar en el descanso», indica el presidente. La próxima semana arrancan los entrenamientos. «Esto sigue adelante y vamos a luchar. El pueblo de San Juan lo merece», apostilla Xabier Arraras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos