Los antxotarras celebran su gran día

La comida del denominado Gazte Eguna reunió a multitud de jóvenes que lucieron la camiseta verde de la fiesta. /  FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS
La comida del denominado Gazte Eguna reunió a multitud de jóvenes que lucieron la camiseta verde de la fiesta. / FOTOGRAFÍAS ELENA VIÑAS

Los festejos se multiplican para honrar a San Fermín |

Elena Viñas
ELENA VIÑAS PASAIA.

Doce meses de espera y todas las ilusiones fijadas en este día. «Uno de enero, dos de febrero, tres de marzo...». Y la canción toca hoy, sábado, a su fin. «¡Siete de julio, San Fermín!». El calendario se tiñe del mismo color que los pañuelos que los antxotarras se anudan, unos al cuello, y otros a la muñeca. «Es hora de honrar a nuestro patrón», comenta una comerciante ante el escaparate de su tienda, en el que la figura del santo ocupa un lugar privilegiado. No es el único comercio en el que su imagen toma especial protagonismo.

En el interior de La Tahona, la figura se sitúa sobre el mostrador, ante una reproducción a escala de la parroquia de San Fermín de Antxo. «Es obra del antxotarra Javier Albín», explica Bea, responsable de este negocio, mientras posa junto a su compañera Marta para la foto que sale en este periódico.

La escena invita a deleitarse en cada detalle de la construcción en la que aparece incluso Juanjo Bujanda, el cohetero oficial de Antxo, subido en el campanario de la iglesia. «Este año cumplo cuarenta lanzando el cohete. Bueno ése, el del chupinazo, y todos los demás que me toca echar cada día de fiestas», comenta minutos antes de que en el frontón Ibaiondo actúe la comparsa Koloreak, con Kristina López al frente.

Juanjo Bujanda cumple cuarenta años como cohetero oficial de los Sanfermines

Bujanda también lanza, a golpe de pólvora, el pistoletazo de salida del concurso de pesca organizado en Marea Alta por Galepertarrak y el campeonato de scooter, en la pista de skate, a cargo de la Asociación Cultural Kampsa-Ardigorri. Su periplo festivo le lleva de un lado a otro del pueblo, siempre dispuesto a recordar, a través de los indispensables estallidos, que las celebraciones continúan.

Del amanecer a la madrugada

Al cohetero se le reproducen hoy los compromisos. Y no es de extrañar. La programación de actos se multiplica en el día grande de los antxotarras. La jornada arrancará a las seis de la mañana con la diana que, una hora después, dará paso a las vaquillas en Luzuriaga. Galepertarrak llevará a cabo su tirada de codorniz jaula en el campo de fútbol de Molinao (Artxipi), mientras la Peña Saltseroak asiste a misa en La Anunciata y en la Marea Alta la Peña Kupeldegi invita a presenciar su cucaña.

Fieles a la tradición, muchos acudirán a las doce del mediodía a la misa mayor en la parroquia de San Fermín, con la participación del coro de Pasai Antxo. A esa hora saldrán los Saltseroak con su canción no exenta de crítica e ironía. Los festejos se sucederán sin tregua hasta la madrugada.

Entre los más multitudinarios destaca la tamborrada infantil, que saldrá a las seis de la tarde desde Luzuriaga, acompañada por la Txaranga Pasai, para finalizar su actuación en la Azoka. Otro tanto puede decirse de la patinada libre y de los rataplanes de Basari Elkartea, previstos a partir de las ocho y media de la tarde.

La noche se vivirá entra la verbena de DJ Karlos y DJ Sagarz, el concierto en la calle Hamarretxeta y la verbena con Kresala, entre otros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos