Alberto Monge Mansilla: «La de cámara es una música que llega al corazón de las personas»

Furiant. Alberto Monge y sus compañeros del grupo de música de cuerda que hoy actuarán en Trintxerpe./
Furiant. Alberto Monge y sus compañeros del grupo de música de cuerda que hoy actuarán en Trintxerpe.

El grupo en el que se integra ofrece hoy, a las 19.45 horas, un concierto en la Tenencia de Alcaldía de Trintxerpe

ELENA VIÑASPASAIA.

Alumno del tercer curso de enseñanzas superiores de contrabajo en el Centro Superior de Música del País Vasco, Musikene, Alberto Monge forma parte del sexteto de cuerda Furiant, en el que también se integran Patricia Muro y Sofía Guevara (violines), Jorge Gallardo y Pedro Domínguez (violas) e Isabel Olmo (violonchelo). Todos ellos actúan esta tarde, a las 19.45, en la Tenencia de Alcaldía de Trintxerpe, dentro de la programación de la VII Semana de Música de Cámara, organizada por la fundación Illumbe, el Ayuntamiento de Pasaia y Musikene. «Hasta ahora, no hemos tenido la posibilidad de actuar en un concierto público, pero sí que hemos tocado en algunas audiciones realizadas en la sede de Musikene, recibiendo buenas críticas de compañeros y de profesores del centro. Así que en éste, nuestro primer concierto abierto, vamos a dejarnos la piel», asegura.

-¿Cómo definiría el concierto que ofrecen hoy en Trintxerpe?

-Va a ser un pequeño viaje a través del periodo romántico, con el primer movimiento del 'Souvenir de Florencia', de Tchaikovsky, una obra dramática que el magnífico compositor ruso compuso inspirado tras su viaje a la ciudad italiana, y a continuación, una obra que le transmitirá al público un constante interés debido a su frescura y energía, el 'Octeto', de Félix Mendelssohn.

-Dicen que será un concierto que sorprenderá a los espectadores, muy recomendable. ¿Cuál es su secreto?

-El mayor atractivo de este concierto será la juventud de los intérpretes, que le aportará una mayor vitalidad si aún cabe al repertorio. También hay que destacar el número de personas que forman parte del grupo. Normalmente, cuando un grupo de cuerda sale a concierto suele ser en una formación de cuarteto; sin embargo, el que en este caso seamos seis y ocho intérpretes respectivamente en cada obra, nos aporta una mayor posibilidad en lo que a búsqueda de colores y contrastes de dinámicas se refiere. Además de esto, también hay que destacar que es un repertorio muy exigente para los intérpretes, pero a la vez muy placentero de escuchar para el oyente.

-Los responsables de Musikene aseguran que el sexteto «va a sorprender por su energía, su entusiasmo y su carácter a la hora de tocar».

-Estamos muy orgullosos de que Musikene nos haya dado la oportunidad de preparar este concierto. Nos lo hemos tomado como un auténtico reto, ya que hay que cubrir una serie de expectativas que se suponen de nosotros como alumnos del centro. Pero la verdad es que estamos todos muy entusiasmados y desde el primer momento que nos comentaron la opción de participar en este concierto no dudamos, ¡fue un sí rotundo!

-Habrá quien piense que la música de cámara es arcaica y aburrida.

-Todas las opiniones han de ser respetadas, pero en este caso no la comparto. La música, y en nuestro caso, estas obras de dos de los mayores compositores de la historia, se han interpretado desde su composición hasta nuestros días y es porque provocan una respuesta en el público que no cualquier otra música puede conseguir. Además, la aptitud que se tiene ahora mismo hacia la música de cámara no es la de un tono de fondo que se tenía en las fiestas de la alta sociedad del siglo XVIII y XIX, sino que ahora se acude a los conciertos para disfrutar de ella como centro del espectáculo.

-¿Es un tipo de música para élites?

-No lo creo, es una música que llega al corazón de cualquier persona, sea o no un experto en lo que a música clásica se refiere. Nuestro objetivo no es conseguir que un pequeño grupo de melómanos nos engrandezca, sino hacer disfrutar a todo el público, transmitiendo nuestra pasión por este arte y que ellos la compartan con nosotros.

-¿Es un género que le apasiona especialmente?

-La verdad es que la música de cámara es una de las partes de este arte que más me entusiasma, ya que me da la posibilidad de hacer música con otros compañeros. En muchas ocasiones, y sobre todo en nuestros años de aprendizaje, nos toca pasar mucho tiempo con un estudio individual y que a veces se hace muy pesado; sin embargo el placer que te da poder compartir el mismo sentimiento musical con otras personas es algo muy difícil de explicar, y más cuando estos no son solo compañeros, sino que son amigos importantes en tu día a día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos