La batelera nacida en San Pedro que promete enamorar a San Juan

Casi a punto. Zigor con el busto antes de ser pintado. /
Casi a punto. Zigor con el busto antes de ser pintado.

El escultor Zigor García es el autor del nuevo cabezudo que se estrenará este fin de semana en las fiestas de Donibane

ELENA VIÑAS

Primero fue Blas de Lezo. El marino sanpedrotarra de fama internacional que venció en las más cruentas batallas se vio convertido el verano de 2015 en un elegante cabezudo nacido de las manos de Zigor García. El joven escultor ha dedicado los últimos meses a crear una nueva figura que se incorporará a la comparsa municipal de gigantes y cabezudos. En esta ocasión, se ha inspirado en una batelera, como aquellas que enamoraron al escritor Víctor Hugo durante su estancia en la bahía de Pasaia.

El busto ha sido modelado en las instalaciones exteriores de la Factoría Marítima Vasca Albaola de San Pedro por el artista nacido en este mismo distrito, pero su creación paradójicamente promete reinar al otro, en el vecino San Juan.

«Forma parte de un proyecto que comencé en 2015 junto al Departamento de Cultura del Ayuntamiento. La idea era crear un cabezudo por cada distrito de Pasaia, una figura personalizada que identificase a cada uno de ellos. En San Pedro, Blas de Lezo; en San Juan, una batelera; en Trintxerpe, un pescador de altura; y en Antxo, una chica sanferminera», declara Zigor García, quien a punto está de estrenar el segundo personaje de esta saga.

Su batelera ya está prácticamente terminada para poder estrenarse este mismo fin de semana, coincidiendo con las fiestas de San Juan. «Solo queda pintarla. Para eso me juntaré con un equipo de amigos, como Borja Arratibel. Le haremos como un maquillaje», comenta el escultor, mientras destaca las facciones que ha ideado para la remera.

Según explica, «quería que fuera guapa, con unos rasgos muy bellos, pero no acorde con los cánones de belleza actuales, sino que tuviera unos rasgos de aquí, euskaldunes. Creo que eso se nota en la nariz y la kokotza. Es muy simétrica, salvo en el pelo, que tiene diferentes mechones y todo recogido en un moño en la parte de detrás».

El resultado es una batelera de rostro sonriente que nada tiene que envidiar a las que cruzaban a remo el estrecho brazo de mar que separa Pasaia. Tampoco a las descendientes de éstas que hoy en día suman banderas en las principales ligas deportivas.

Meses de trabajo

El proceso de elaboración del busto de un metro de altura y más de una decena de kilos de peso arrancó las pasadas Navidades en sesiones de entre dos y tres horas diarias, «aunque a partir de Semana Santa empecé más fuerte y ya he perdido la cuenta de las horas que he invertido de mi tiempo y del de mi familia».

Así lo manifiesta Zigor García, quien comenzó modelando la figura en barro, «como si se tratara de una tinaja, en vacío, en redondo». Una vez completada la cabeza, realizó un molde de escayola a tres piezas que permitiría confeccionar en fibra de vidrio y resina de poliéster la figura final. «Es única, porque el molde hay que romperlo para sacarla», apunta su autor.

«La he diseñado al estilo de los cabezudos de San Sebastián, que son más grandes y bonitos. Su traje se lo han hecho en Disfraces Angelita, que también se encargaron del de Blas de Lezo. Es de color granate», indica.

Su próximo proyecto está ya en marcha: dotar a Trintxerpe de un cabezudo propio que a punto está de ver la luz en el taller privado que comparte en el barrio donostiarra de Txomin, mientras aguarda a poder tener un espacio propio en Pasaia, «en San Pedro o sino, en Trintxerpe».

«Será un marinero, pero de los que iban a la pesca de altura, a por bacalaos. Va a ser un tipo feo, muy feo. Para acabarlo también vendré a este sitio que me han dejado los de Albaola, porque la fibra de vidrio es un material muy sucio y huele. Hay que trabajarlo en espacios abiertos», señala Zigor García.

Para completar la familia de cabezudos pasaitarras que llevará su firma sólo le restaría por abordar el cuarto personaje, el destinado a representar a los antxotarras. «Aún está en el aire cuándo lo fabricaré», confiesa, aunque no descarta que pueda estrenarse en los Sanfermines de 2018. Quizás entonces se vista de largo como lo hará este fin de semana la batelera que aspira a enamorar a los sanjuandarras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos