Jesús Martiarena sale reelegido alcalde en un pleno sin sorpresas

Jesús Martiarena posa con el junquillo tras ser nombrado de nuevo alcalde./ARIZMENDI
Jesús Martiarena posa con el junquillo tras ser nombrado de nuevo alcalde. / ARIZMENDI

El pacto entre PNV y PSE-EE posibilitó que los jeltzales venciesen en la elección final a EH Bildu, la lista más votada

Eneko Pérez
ENEKO PÉREZLEZO

. Sin sorpresas ni contratiempos de última hora. La sesión constitutiva del nuevo gobierno municipal de Lezo que tuvo lugar ayer en el salón de plenos del Ayuntamiento fue breve y sin saltos inesperados dentro del guion previsto, ese que colocaba durante los próximos cuatro años de legislatura al frente del Consistorio a Jesús Martiarena, el candidato del PNV. Sale, de este modo, reelegido en un cargo que ostenta desde marzo de 2016.

El pacto alcanzado esta misma semana entre los jeltzales y el PSE-EE acabó siendo decisivo en la elección del nuevo alcalde. A las 11.30 horas arrancó una sesión a la que acudieron más de medio centenar de vecinos, que fueron testigos de como todos y cada uno de los ediles juraban su cargo solemnemente. En el primer punto del pleno extraordinario se dio cuenta de la Constitución de la Mesa de Edad, donde Aitzol Saizar, el miembro más joven del Ayuntamiento, de EH Bildu, auxiliaba en sus funciones al cargo electo más veterano, Jesús Martiarena.

La nueva corporación

Alcalde
Jesús Maria Martiarena (PNV)
Concejales EH Bildu
Mikel Arruti, Miren Ormazabal, Aitzol Saizar, Ainhoa Intxaurrandieta, Axier Irastorza, Mireia Cuesta
Concejales PNV
Laura Martínez, Irlentz Ortega, Laura Muñoz, Ion Pombar, Miguel Ángel Sánchez
Concejal PSE
José Ángel Sánchez

Tras haber cumplido con todos los protocolos, se procedió a la elección del primer edil, siendo Jesús Martiarena, del PNV, y Mikel Arruti, cabeza de lista de EH Bildu, la formación que obtuvo más votos en las elecciones del 26 de mayo (aunque no los suficientes para sacar mayoría absoluta), los únicos candidatos para la alcaldía. Después de que los 13 miembros de la mesa escribiesen el nombre de su candidato en unos papeles y estos fueran depositados en una pequeña cesta, fue Aitzol Saizar el encargado de ir leyendo uno por uno los nombres. El resultado final no deparó sorpresas, siendo el aspirante jeltzale el vencedor al haber conseguido siete votos (6 PNV + 1 PSE-EE) por seis de Mikel Arruti (6 EH Bildu). Una diferencia de un concejal que otorga a la formación jeltzale la mayoría absoluta. Una vez tomada la decisión, Martiarena tomó posesión del cargo.

Con todo, los rostros de seriedad de los ediles del nuevo equipo gobierno contrastaban con las sonrisas y la tranquilidad que reflejaban las caras de los representantes de EH Bildu. Arruti, su candidato, tomó la palabra y arrancó su pequeño discurso acordándose de «todos los presos políticos, a los que les mando un sentido abrazo desde aquí. Nunca nos vamos a olvidar de vosotros».

El candidato de la formación abertzale aprovechó la ocasión para dar las gracias «de corazón a todos los vecinos que han confiado en nuestro proyecto y que nos han votado. Nuestro objetivo no era llegar a la alcaldía, nuestro objetivo es hacer un Lezo nuevo, y estar trabajando dentro del Ayuntamiento es para nosotros una herramienta para conseguirlo, siempre con una sonrisa». Tras confirmar que el PNV les avisó de su acuerdo con el PSE-EE este viernes, Arruti apuntó que «previamente, tras conocer los resultados de las elecciones, nos pusimos en contacto con ellos, pero esas conversaciones no llevaron a nada». Su turno de palabra concluyó con una sonora ovación.

Un viejo conocido

Por su parte, Martiarena, de 69 años, lezoarra de nacimiento, empresario, y padre de dos hijos, ya conoce bien el consistorio, puesto que ha sido teniente de alcalde y ha estado al frente del área de Urbanismo en anteriores legislaturas. «Estoy muy contento porque yo me dedico al pueblo, y agradezco mucho esta oportunidad que me han brindado para continuar con los proyectos que tenemos en mente», manifestó al terminar la sesión.

En cuanto al talante de EH Bildu, el nuevo primer edil agradeció «su deportividad para aceptar la situación y su trabajo en los últimos años pensando en el pueblo».