Una foca, en Molinao