Xabier Vesga (Director del coro Gazte-Kemena): «Todo comenzó porque mi tío nos chinchaba y decidimos ir a ganarle»

Vesga es también director de la Banda Municipal de Txistularis./ARIZMENDI
Vesga es también director de la Banda Municipal de Txistularis. / ARIZMENDI

El coro Gazte-Kemena cumple 25 años presentándose al Concurso de Villancicos que se celebra cada último sábado de diciembre

MIKEL PÉREZERRENTERIA.

Xabier Vesga se lleva la música allí donde va. Director de la Banda Municipal de Txistularis y profesor de música en Orereta Ikastola, es también director del coro Gazte-Kemena, que se junta anualmente -comienzan los ensayos el próximo miércoles- para participar en el Concurso de Villancicos que se celebra en Errenteria.

-¿Cuáles fueron los inicios del coro?

-Pues comenzamos en 1994. En aquella época nos apuntábamos gente de la 'gela' de la ikastola, de la cuadrilla... y todo porque en las comidas familiares mi tío me chinchaba diciéndome que a mi edad ellos ya se habían apuntado al concurso. Entonces nos vinimos arriba y nos inscribimos para competir con ellos y ver si les ganábamos. Hoy en día sigue habiendo ese pique de qué coro queda mejor, el último año fuimos nosotros.

«Una vez que terminan las Madalenas, ya estoy pensando en qué villancicos cantar»«Yo soy la cabeza visible, pero sin los amigos de siempre no sería posible»

-Imagino que en casa no ensayarían para no mostrar sus cartas... ¿Dónde lo hacían?

-Pues los primeros cinco o diez años nos juntábamos en el On-Bide. Donde antes se daba catequesis pedíamos para que nos dejaran una sala para ensayar. Cuando llegamos, yo no tenía ni idea de dirigir ni de nada así que pedí ayuda a mi tío -que por cierto, lleva más de 40 años participando-. El día que vino, habíamos preparado un villancico a dos voces, pero él nos dijo que no, que teníamos muchísima más facilidad para cantar y que teníamos que hacerlo más complejo.

-Pero ya no ensayan ahí, ¿no?

-No. Del On-Bide pasamos al local de la coral Andra Mari y actualmente ensayamos en una de las clases de Errenteria Musikal. La verdad es que estamos muy agradecidos a la a la parroquia y a la coral Andra Mari por habernos dejado sus instalaciones tantos años. Y a Errenteria Musikal, claro, para que nos la siga dejando.

-En los últimos años, ¿cuántas personas llegan a juntarse?

-Pues te puedo decir que de media, andaremos entre los 40 o 50. Pero hemos pasado de todo. Cuando eres más joven, no tienes tantas obligaciones. Pero entre que empiezas a estudiar fuera, te echas pareja y demás pues hay gente que sha ido viniendo menos. Con este 25 aniversario lo que queremos es enchufar a la gente que ha participado poco pero que son gente que yo considero parte de Gazte-Kemena, que reconecten y se unan a nosotros en este año, que es especial.

-¿El coro está abierto a gente que no haya participado anteriormente?

-Sí, sí. No tiene por qué ser gente que ya haya participado en Gazte-Kemena. El grupo está abierto a gente que simplemente quiera cantar. No somos todos profesionales. Antes, la base del concurso establecía que por cada coralista, teníamos que tener tres que no lo fueran, pero eso ya ha cambiado. Ahora, la mayoría del coro no son coralistas, seremos aproximadamente 10 personas y lo bonito es que todos aprendemos de todos.

-Este año ¿cómo es el proceso de preparación?

-Yo una vez que pasan Madalenas me pongo a pensar en qué podemos hacer en el concurso, para septiembre me gusta tener los villancicos elegidos ya. Luego comienzo a convocar a la gente. Hoy en día mandaré cerca de 100 e-mails y whatsapps, antes era más fácil porque hacíamos todo por teléfono. Al no tener esta respuesta inmediata pues no sabes exactamente cuánta gente te va a venir hasta que empiezan los ensayos.

-En el concurso, ¿cuántos grupos compiten?

-Pues mira, antaño, cuando había que hacer la inscripción en la antigua tienda Josu Musika Tresnak, creo que había sólo 12 plazas, y había que estar muy atento para apuntarte de los primeros, o te quedabas sin plaza. Ahora mismo, de Errenteria nos presentamos 4 coros, y tenemos un pique muy sano. Luego vienen algunos de otras localidades de Gipuzkoa, muchos de ellos que ensayan durante todo el año.

-¿Y este factor lo tiene en cuenta el jurado?

-No creo. Al final es como si te pusieras una venda y lo que vale es lo que escuchas, indistindamente de si es un coro con 10 coralistas como el nuestro o si es un coro más profesional.

-¿Han ganado alguna vez?

-Sí, hemos ganado un par de ediciones, la última hace tres años. Tenemos bastantes segundos puestos también.

-¿Qué mensaje le daría a las personas que están pensando en participar?

-Pues que se quiten la pereza inicial -que yo también la tengo porque es un trabajo extra-, ya que luego al ver el resultado es muy satisfactorio. Además, por el buen ambiente que se genera merece la pena todo el trabajo. Yo soy la cabeza visible pero sin los amigos de siempre, que son los que tiran, no sería posible. Con ellos se puede ir al fin del mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos