«Mi trabajo es una fusión de arte, diseño y artesanía»

Una de las obras de Unai Gabilondo puede encontrarse a los pies de un tamarindo en pleno Alderdi-Eder. /  FOTOS ARIZMENDI
Una de las obras de Unai Gabilondo puede encontrarse a los pies de un tamarindo en pleno Alderdi-Eder. / FOTOS ARIZMENDI

Unai Gabilondo, artista zumaiarra que da clases en Errenteria, muestra con sus últimas esculturas que el arte no está reñido con la funcionalidad

MIKEL PÉREZ ERRENTERIA.

Unai Gabilondo (Zumaia, 1971) es el autor de la exposición 'No es obvio', que se encuentra instalada en la galería Vetustart situada en la céntrica calle Hernani donostiarra. Además de artista, imparte clases en el CIP de Errenteria, donde intenta enseñar a sus alumnos que «de los errores se puede sacar un elemento creativo», como él mismo confiesa.

Gabilondo define su trabajo como «una fusión de arte, diseño y artesanía». Sobre estos tres pilares, el autor se muestra bastante esquivo y travieso en su obra. «Con mi obra hago bastantes preguntas para saltarme un poco todo lo que está estipulado, dándole una transeversalidad», explica. La idea que es el arte no está reñido con la funcionalidad y utilidad de los diseños. Bajo esta premisa, el autor ha elaborado cuatro piezas -tres se encuentran en la mencionada galería Vetustart, y una cuarta se encuentra a los pies de un tamarindo en Alderdi-Eder- elaborada con diferentes materiales entre los que se encuentra el cristal y, como no, la madera.

Una silla, una estantería o un espejo son tres de los elementos que componen la exposición. Se trata de piezas con una matiz evidentemente artístico, y no por serlo pierden su funcionalidad. Esta visión desafía la convicción tradicional por la que el atributo distintivo del arte es la falta de una función. Algo que en opinión del artista «sólo sirve para entorpecer la accesibilidad del público a la obra».

Gabilondo ha tardado cerca de 14 en años en volver a realizar una exposición. Estaba centrado en la realización de encargos y en la formación. Según él, «no encontraba un discurso medianamente interesante» para compartir con el público. Una situación que decidió cambiar tras ver que el arte se estaba alejando de la gente. «Se ha venido alimentando el ego de los artistas en los últimos años, lo que ha ocasionado que muchos de ellos hayan desconectado de la sociedad».

Tras dar a conocer su obra en la capital donostiarra y alrededores, el escultor zumaiarra no se plantea de momento cuál será su siguiente aportación al mundo de la escultura. «Estoy muy satisfecho con la recepción de la exposición, pero ahora me centraré en los muchos proyectos que tengo en la cabeza», subraya.

De donde no se tomará ningún descanso es de sus labores en la docencia. Aunque también ha sido profesor de bachillerato artístico, ahora mismo se encuentra «muy a gusto» dando clases en el CIP de Errenteria, donde confiesa que sus alumnos son «muy receptivos». «Quizá porque la vida les ha dado más tortas, cuando les cuento una de mis locuras no se encuentran tan encajonados y tienen la mente más abierta», reflexiona el artista.

Hasta el sábado

La exposición 'No es obvio' puede visitarse hasta el sábado en el local de Vetustart, situado en el número 21 de la calle Hernani donostiarra. El horario de apertura es de 11 a 13.30 horas y de 17 a 20.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos