Las trabajadoras de la OTA despedidas volverán a acudir a los tribunales

Larraitz Anguita, Loli Rodríguez e Irune Moreno. / ARIZMENDI
Larraitz Anguita, Loli Rodríguez e Irune Moreno. / ARIZMENDI

«La voluntad del Ayuntamiento es despedirnos y ofrecer dinero que compre nuestro silencio», dijeron en la sede de ELA

MIKEL PÉREZ ERRENTERIA.

Las trabajadoras de la OTA despedidas durante el último año comparecieron ayer en la sede errenteriarra de ELA con el objetivo de dar a conocer la «nefasta» situación en las que se encuentran actualmente.

Tres de estas extrabajadoras debían de ser readmitidas por el Ayuntamiento de Errenteria tras recibir las sentencias de nulidad de los despidos por parte de los juzgados de lo social de Donostia y del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Una vez ejecutada la citada readmisión, según explicaron, las afectadas han vuelto a ser despedidas, hecho que se hizo efectivo el 5 de octubre.

Las trabajadoras aseguran que «en este caso, ya no hay empresa multinacional responsable a quien se le pueda exigir que nos recoloque en otro pueblo o que se haga cargo de nosotras por lo que la responsabilidad recae íntegramente en el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Errenteria». Según indicaron, el propio Ayuntamiento les comunicó la imposibilidad de ser recolocadas en otras funciones, puesto que no existe ningún puesto para ello.

A su vez, las citadas trabajadoras han querido expresar que su pretensión no es otra que la de prestar servicios en la entidad municipal, «trabajar y ganarnos el sueldo», y han confirmado que se negarán a recibir una «indemnización económicamente muy elevada». Es en este último punto donde más discordan las posiciones del equipo de Gobierno y las trabajadores. Tras dos reuniones con el Consistorio que han calificado de «formalismo legal», han querido censurar la posición del equipo de Gobierno, que según sus palabras únicamente les ha trasladado «que el dinero no iba a ser un problema, que iban a ser generosos con las indemnizaciones y que no habría problema en hablar de euros mientras no se hablase de trabajo».

Además, desde ELA han criticado que el dinero del que hablan en todo momento desde el Ayuntamiento «es el dinero de los habitantes de Errenteria», y el empleo del que hablan, «no es el suyo, sino el nuestro».

Vuelta a empezar

Como consecuencia de estas dicrepancias, las extrabajadoras de la OTA, con el apoyo del sindicato ELA, comunicaron que volverán a tomar acciones legales. Las afectadas volverán a acudir inicialmente a los juzgados de lo social en Donostia, con la diferencia de que en esta ocasión actuarán únicamente contra el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Errenteria, ya que en ocasiones previas se procedió también contra la empresa de entidad privada que gestionaba las actividades de la OTA en el municipio.

Cabe recordar que el resto de compañeros despedidos inicialmente, finalizaron su proceso tras condenar los juzgados al Ayuntamiento a abonar las indemnizaciones necesarias por su despido, sin obligación de readmisión. En el caso de estas cuatro trabajadoras -aunque una de ellas aún no ha conocido la resolución de la sentencia-, los juzgados dictaminaron que habían de ser reincorporadas por parte del Consistorio como personal municipal, ya que se encontraban en un régimen de reducción de horas.

 

Fotos

Vídeos