El PP presenta a David Lumbreras como candidato a la alcaldía

David Lumbreras. / ARIZMENDI
David Lumbreras. / ARIZMENDI

Lumbreras ve en el Ayuntamiento «una oportunidad de devolver a Errenteria todo lo que me ha dado»

M.P. ERRENTERIA.

El PP de Gipuzkoa ha confirmado que David Lumbreras será el candidato a la Alcaldía de Errenteria. Lumbreras, de 25 años, asume el reto dispuesto hacer «un buen uso» del dinero de los ciudadanos y a «hacer más eficaces» los recursos de los que el Ayuntamiento dispone «para que repercutan en el bienestar de los errenteriatarras», ha señalado.

Lumbreras defiende Errenteria «como un pueblo acogedor, a pesar de la imagen de crispación y controversia que algunos han querido trasladar al exterior sobre él, y que solo refleja el sentir de una minoría. Por el contrario, hablamos de un pueblo amable, abierto, en el que conviven numerosas culturas, como consecuencia de la industrialización, y generoso con quienes lo han elegido como lugar de residencia».

Entre las prioridades del candidato del PP están la mejora de la seguridad «tanto de los ciudadanos, aumentando el número de policías municipales, como la del tráfico rodado», para lo que, entre otras cosas, es necesario «asfaltar los barrios más olvidados de la ciudad, porque EH Bildu los ha dejado de lado».

Seguridad vial y juventud

Asimismo, Lumbreras, que estudió en el colegio Sagrado Corazón de Telleri Alde, apuesta por crear «cursos de circulación vial ciclista, con el fin de evitar accidentes y facilitar la convivencia entre cicclistas, los coches y los peatones, así como por «otorgar ayudas para facilitar la emancipación» de los jóvenes del municipio.

Por último, el candidato popular considera importante también la «revisión» de la última adjudicación a la empresa Zaunk sobre la recogida de animales domésticos de la vía pública, y también una «mejora» en el servicio de recogida de mobiliario, con el fin de hacerlo «más efectivo», ha finalizado, para recordar que él, presentarse como candidato por Errenteria supone una oportunidad de devolver a la ciudad «todo lo que ella me ha dado».