El Pleno aprueba la congelación de tasas e impuestos para 2019

El salón de plenos acogió una vez más a los 20 concejales asistentes a la sesión. /  ARIZMENDI
El salón de plenos acogió una vez más a los 20 concejales asistentes a la sesión. / ARIZMENDI

Habrá excepciones, como la tasa de agua y la de basuras, que subirán un 1% | El equipo de gobierno decidió no incluir ninguna enmienda propuesta por la oposición en las ordenanzas, y PNV y PSE votaron en contra

MIKEL PÉREZ ERRENTERIA.

El octavo punto de la orden del día, correspondiente a la aprobación inicial de las Ordenanzas Fiscales de 2019 fue el que protagonizó el mayor debate en el pleno ordinario celebrado el pasado martes. En primer lugar, se presentaron varias propuestas. Por un lado, las ordenanzas fiscales elaboradas por el gobierno municipal (EH Bildu y Errenteria Irabaziz) y por otro lado, cinco enmiendas (una por cada propuesta) por parte del PNV y una enmienda global que recogía varias propuestas, por parte del PSE. La propuesta del equipo de gobierno era la congelación de gran parte las tasas e impuestos excepto en los ámbitos del Impuesto sobre Bienes Inmuebles de Naturaleza Urbana, el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, la tasa por el servicio de suministro de agua y alcantarillado y la tasa por el servicio de recogida y eliminación de residuos, que recibirán una subida del 1%.

Ante esta propuesta, los jeltzales presentaron tres enmiendas a los impuestos y dos a las tasas. Esas enmiendas perseguían objetivos como ampliar el parque de vivienda protegida de alquiler en el municipio a través del programa Bizigune, el fomento de la protección del medioambiente o evitar que la subida de las tasas de agua y residuos afectara a las familias con menores ingresos, entre otros. Este último punto fue el escollo insalvable en las negociaciones, ya que según el PNV, «el equipo de Gobierno ponía como condición la retirada de las exenciones en las citadas tasas a las familias con menos recursos. Hubo una posibilidad de acuerdo en las enmiendas presentadas en los impuestos, con algunos cambios solicitados por el equipo de gobierno, pero la propuesta del equipo de gobierno exigía retirar la petición de exenciones en las tasas afectada por la subida del 1% a las familias cuya economía es más precaria».

En este punto concluyeron las negociaciones y los jeltzales mantuvieron sus cinco enmiendas, que se votaron una por una, quedando excluidas de las Ordenanzas Fiscales por los votos en contra de EH Bildu y Errenteria Irabaziz. La edil del PNV Garbiñe Oyarbide, lamentaba «la oportunidad perdida», y afirmaba que «no podíamos rebasar nuestra línea roja, es decir, las enmiendas encaminadas a que las subidas del 1% no afecten a la economía de las familias con mayores dificultades económicas».

Por su parte, el PSE, a través de su portavoz José Ángel Rodriguez, explicó su propuesta basada en la congelación general de todos los impuestos y tasas excepto los deficitarios -agua y alcantarillado y recogida de residuos-, además de añadir diversas bonificaciones. Como justificación, explicó que «Errenteria recibirá en este ejercicio 970.000 euros más de los que estaban previstos por parte del Fondo Foral de Financiación Municipal lo que demuestra una bonanza en las arcas del Ayuntamiento, por lo que debemos ser conscientes y prudentes en la presión fiscal». Ante esta petición, el gobierno municipal se opuso en su totalidad y el PNV se abstuvo.

En respuesta a las propuestas de la oposición, el equipo de gobierno dejó claro que «se estuvo realmente cerca de llegar a un acuerdo con el PNV sobre los impuestos y tasas, toda vez que la propuesta del PNV era la única realista de las presentadas por los diferentes grupos de la oposición». Reforzando esta idea, el alcalde, Julen Mendoza, consideró que «la propuesta del PNV incorpora cuestiones que podían ser interesantes de trabajar. Si bien algunas son técnicamente inviables y otras, aún compartiendo el objetivo final, las políticas adoptadas por este Ayuntamiento han sido diferentes a las planteadas», a la vez que expresó su voluntad de seguir trabajando con los jeltzales para que «tanto en el presupuesto que viene o de cualquier otra manera, podamos dar cabida a algunas de las propuestas planteadas». Sobre la propuesta socialista, Mendoza, junto al teniente de alcalde Ion Collar, la consideraron de «poco realista» y de seguir un «interés de precampaña preelectoral».

Mención a las residencias

En un punto de bastante más consenso que el anterior, los grupos políticos mostraron su satisfacción por la aprobación de el traspaso de la gestión de la Residencia Municipal Sagrado Corazón del Ayuntamiento a la Diputación de Gipuzkoa, por medio del organismo Kabia. Maite Peña, edil del PNV y diputada de Políticas Sociales, fue testigo de primera mano del «largo y tortuoso proceso», que ha supuesto llegar a este traspaso, ya que cada residencia tenía un «sistema diferente de funcionamiento». Asimismo, en el caso de la residencia errenteriarra, declaró tener una sensación «agridulce», ya que «deja de ser municipal», pero con la alegría de que mantendrá «sus particularidades y los trabajadores mantendrán exactamente sus mismas condiciones laborales».

El resto de grupos alabaron el proceso de negociación. No obstante, Nagore Basurto, concejal del área de Servicios Sociales expresó que les hubiera gustado «firmar otro acuerdo», ya que «por consecuencia, el Ayuntamiento tendrá que hacerse cargo de parte del coste del Servicio de Ayuda a Domicilio». Por su lado, el PSE, por medio del concejal Isaac Palencia, mostró su «satisfacción» por este «ejercicio de coherencia».

El pleno todavía se guardaría un rifirrafe dialéctico más entre los ediles del PSE y el equipo de gobierno en torno a las posibilidades con la aprobación del Convenio Urbanístico relacionado con el planeamiento y gestión de la próxima construcción de la zona de Gamongoa, que terminó aprobándose con 11 votos a favor y 9 abstenciones.

Antes también se había procedido a la aprobación con la totalidad de votos a favor de la modificación del importe de concesión de subvención nominativa a Mindara Elkartea, que ayudará a reunir las ayudas a la asociación que antes estaban separadas en diferentes comisiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos