Navegando por la memoria

La muestra permite a los visitantes descubrir diversos aspectos de galeones, pesqueros y barcos mercantes hundidos. /  FOTOS: ARIZMENDI
La muestra permite a los visitantes descubrir diversos aspectos de galeones, pesqueros y barcos mercantes hundidos. / FOTOS: ARIZMENDI

La exposición 'Hundidos: 1900-1975 ' ahonda en los naufragios y siniestros que forman ahora parte del patrimonio marítimo vasco |

MIKEL PÉREZ ERRENTERIA.

Hay una parte de la historia y de la sociedad vasca que permanece oculta entre los fondos marinos. Los diversos hundimientos de pesqueros, galeones y barcos mercantes en costas cercanas -con sus respectivas historias- resultan hechos desconocidos para el gran público. Principalmente por descubrir esas historias, merece la pena visitar la exposición 'Hundidos: 1900-1975' de Ana Benito y Javier Mazpule, que descansará en Xenpelar Etxea hasta el próximo 2 de febrero.

Benito y Mazpule son miembros de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y de Arkeolur, además de especialistas en aspectos marítimos y principalmente, en naufragios. «Llevamos años trabajando en este tema, desde las actuaciones arqueológicas en el yacimiento subacuático de Iturritxiki -en la bahía de Getaria-, hasta la publicación de nuestro libro 'Naufragios en la Costa Vasca: 1976-2016'», explican los autores. De hecho, parte de la información recogida en ese libro ha permitido el montaje de varias exposiciones previas, tanto en Errenteria como en Donostia, Arrantzaleen Museoa de Bermeo y Castro Urdiales.

Sin embargo, ahora mismo se encuentran inmersos en otra fase histórica. «Estamos estudiando los accidentes marítimos entre 1900 y 1975, y para rememorar estas navegaciones truncadas hemos preparado la exposición que ahora inauguramos», afirman.

La muestra contiene paneles ilustrados, con mapas de situación del naufragio y vitrinas con objetos rescatados de los siniestros y otros elementos de la vida marítima. Se pueden vislumbrar naufragios que refieren sucesos de guerra en el Cantábrico, como el del mercante francés 'Lyndiane', torpedeado y hundido, en 1918, por un submarino alemán, o el del emblemático bou 'Nabarra' de la Marina Auxiliar de Euskadi, que tras un combate durísimo y desigual, fue hundido en 1937 por el Crucero 'Canarias', en la conocida batalla de Matxitxako, entre muchos otros.

A su vez, la exposición también se hace eco de siniestros que impactaron en la sociedad de Iparralde, como el del velero sueco 'Padosa' arrastrado a la playa de Biarritz en 1907, o la del vapor carbonero 'Knebworth' que fue destrozado en 1930, por una súbita borrasca, junto al faro de Biarritz.

Los pesqueros tampoco se libraron de estos hundimientos como se podrá ver en la muestra. Un buen ejemplo es el sucedido en 1949, cuando el 'Lurdesco Ama' y 'José Ignaciorena' de Getaria y el 'Amesti Mendi' de Orio quedaron quilla al sol y murieron un tripulante en cada uno de ellos.

A su vez, las dos terribles galernas del siglo XX también, están recogidas en la exposición. La de 1912, que asoló principalmente a Bermeo y la de 1961 con los naufragios de los pesqueros 'Izarra' de Getaria y 'Mirentxu' de Donostia.

Gran patrimonio marítimo

Con esta intensa y enorme exposición, la intención de Benito y Mazpule es la de «hacer un homenaje a todas las tripulaciones naufragadas y a los medios de salvamento». Sin olvidarse, además, de la pretensión de «reflotar estos barcos para que vuelvan a navegar por nuestra memoria, como elementos de nuestro patrimonio marítimo».

La exposición, realizada gracias a la colaboración de Lau Haizetara y el patrocinio del Ayuntamiento de Errenteria, puede visitarse de lunes a sábado en horario de 17.00 a 20.00 horas.

 

Fotos

Vídeos