El movimiento de pensionistas será quien lance el 'txupinazo' festivo

Concentración de Duintasuna el pasado día 3. / ARIZMENDI
Concentración de Duintasuna el pasado día 3. / ARIZMENDI

El pleno aprobó que jubilados y pensionistas sean los homenajeados de este año

M.P.ERRENTERIA.

Los miembros del movimiento de jubilados y pensionistas de Errenteria serán los encargados de lanzar el 'txupinazo' el próximo 21 de julio en el marco de las fiestas de Madalenas tras recibir el apoyo de todos los grupos políticos con presencia en el Consistorio en el último pleno de la Corporación la presente legislatura.

Previamente a la aprobación, que se dio por unanimidad, varios de los grupos políticos como Errenteria Irabaziz y el PSE quisieron lanzar un mensaje de reconocimiento «por el trabajo realizado por el movimiento a lo largo de los últimos años». Por su parte, desde EH Bildu destacaron «su capacidad de movilización para convertir ese enfado en un movimiento» que exige a los gobiernos medidas como una pensión mínima de 1.080 euros o igualdad de género. Tras la aprobación de los homenajeados, un miembro de la directiva de Niessen Elkartea (una de las asociaciones impulsoras de la candidatura) mostró su «satisfacción» por el acuerdo alcanzado.

Despedida de Mendoza

El pleno de carácter ordinario celebrado ayer por la tarde también sirvió para dar por cerrada la etapa de Julen Mendoza como alcalde del municipio. Por ello, Mendoza aprovechó para dar las gracias y decir adiós a los presentes y tuvo unas bonitas palabras para los portavoces de cada grupo político. Sobre Garbiñe Oyarbide y Maite Peña, representantes jeltzales, Mendoza les confesó que «ha sido un placer trabajar» con ellas. Sobre Ion Collar, representante de Errenteria Irabaziz, el aún alcalde recordó «lo fácil que ha sido compartir equipo con ellos». Por último, a José Ángel Rodríguez, representante del PSE, Mendoza le agradeció los casi ocho años de trabajo conjunto reconociendo «las diferencias aunque también los grandes encuentros habidos entre ellos».

Por último, Mendoza tuvo un detalle con los empleados del Consistorio y los periodistas allí presentes, que tuvieron la ocasión de despedirle con un 'eskerrik asko'.