El Fuerte de San Marcos vuelve a abrir de cara al verano

Una de las vistas panorámicas del Fuerte de San Marcos. / ARIZMENDI
Una de las vistas panorámicas del Fuerte de San Marcos. / ARIZMENDI

Se podrá visitar el interior del museo de miércoles a domingo, tanto de forma libre como en visita guiada

MIKEL PÉREZERRENTERIA.

El Museo y el Punto de Información del Fuerte de San Marcos situado en Errenteria ha vuelto a abrir sus puertas con motivo de la llegada del verano. De esta manera, las personas que se acerquen ya pueden visitar el interior del fuerte e informarse sobre las posibilidades que ofrece su entorno. Además, gracias a su inmejorable ubicación, se trata de un observatorio privilegiado de la costa guipuzcoana.

Durante el periodo estival el Fuerte abrirá de miércoles a domingo en horario de 10.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 18.00 horas. Dentro de este horario se podrá visitar el interior del museo, tanto de forma libre (gratuita) o con visita guiada (a un coste de entre dos y tres euros). Todos los que se acerquen hasta la zona, podrán acceder por las poternas, donde se encuentran ocultas las baterías de artillería y que a través de los túneles que las comunican permite descubrir las caponeras que defendían el foso que rodea la fortificación.

San Marcos, bastión turístico

Ubicado a escasos kilómetros del Casco Histórico de Errenteria, en la cima del monte Bizarain y en el corazón del Parque de Lau Haizeta, se sitúa el Fuerte de San Marcos desde el siglo XIX.

Se trata de un espacio protegido de seiscientas hectáreas que ofrece una perspectiva maravillosa tanto en su interior como en sus alrededores donde se pueden encontrar recuerdos de una era militar que trasladará a los visitantes hasta la época carlista, a antiguos bosques de robles marojos, balsas para anfibios y hasta la estación megalítica de Txoritokieta, que conforman un espléndido entorno cultural y natural.

Desde el mirador, que se encuentra en la parte más alta, se divisan las cercanas bahías de Pasaia, la Concha y Txingudi. Lo rodean el Parque Natural de Aiako Harria, los montes Jaizkibel y Ulia (estos tres espacios se hallan protegidos en la Red Natura 2000) y el resto de macizos montañosos y ofrecen un mirador de paisajes de campo maravilloso, en el que el visitante puede dejarse llevar gracias a la tranquilidad que evoca el lugar. Además de ello, en el exterior de esta fortificación cuenta con un área recreativa con juegos infantiles y mesas de picnic, que completan las posibilidades de ocio y disfrute para los visitantes.