El Festival de Cortos de Errenteria, entre luciérnagas y astronautas

Al finalizar la ceremonia, todos los premiados se unieron para la foto de familia. /  FOTOS: ARIZMENDI
Al finalizar la ceremonia, todos los premiados se unieron para la foto de familia. / FOTOS: ARIZMENDI

Los principales premios fueron para las cintas 'Uno', 'Ancora Lucciole', 'La Noria' y 'Flotando'

MIKEL PÉREZ ERRENTERIA.

El XXIII Festival de Cortos de Errenteria ha llegado a su fin. Tras cuatro intensos días de proyecciones y diversas iniciativas que han acompañado al certamen -algunas de ellas continúan durante esta semana- , la entrega de premios celebrada hace escasos días desveló las incógnitas de los premiados.

Leire Cano actuó de maestra de ceremonias del acto celebrado en el Centro Cultural Niessen. En él, se fueron desvelando uno a uno los nombres de los premiados y, tras ello, se procedió a proyectar los cortometrajes asociados al premio. Muchos miembros de los equipos técnicos se hallaban presentes en la sala, otros, por el contrario, tuvieron que delegar en familiares e incluso mandar vídeos de agradecimiento por su imposibilidad de asistir a la entrega.

Ese fue el caso de una de las primeras galardonada de la tarde, ya que Nur Aiza, que se hizo con el premio a Mejor Actriz por el corto 'Jaula' de David Oeo, envío uno de los citados vídeos al no poder desplazarse hasta Errenteria, aunque se mostraba «emocionada». El premio de Mejor Actor recayó en Kandido Uranga por su papel en 'Cactus' de Alberto Gastesi. El mismo Gastesi fue el encargado de recoger el premio para el actor zumaiarra, que interpreta a un entrañable jubilado al que le apasiona comprar flores para Carmen, su esposa.

Uno de los premios que «todo director quiere ganar» es el del Premio del Público, que en este caso fue a parar a 'Viudas' -una interesante comedia negra- dirigida por María Guerra, que quiso agradecer con su presencia «al Festival y a todo el público por el galardón». Por su parte, la gasteiztarra María Elorza se llevó doble premio en el Festival, por un lado el Mejor Cortometraje Documental y por otro, el Mejor cortometraje de Oarsoaldea, gracias a 'Ancora Lucciole', una preciosa reflexión de lo rápido que cambia el mundo representado por la desaparición de las luciérnagas.

El mejor corto joven fue para la producción francesa 'The Stained Club', una curiosa animación elaborada por Mélanie López, Simon Boucly, Marie Ciesielski, Alice Jaunet, Chan Stéphie Peang y Béatrice Viguier, que narra las historia de un grupo de jóvenes a los que la vida les ha respondido con diferentes manchas. Asimismo, el premio al Mejor Cortometraje en Euskera recayó en 'Erroak' de Ane Zuazubiskar, aunque en el momento de la recogida la autora se restó méritos al contar que se trataba de «un trabajo universitario hecho entre varios alumnos», en el que ella era la autora del guión. Protagonizado por la actriz errenteriarra Ainara Gurrutxaga, 'Erroak' cuenta la frustración de una treintañera cuando las personas de su alrededor comienzan a tener hijos.

En el apartado de animación, Carlos Baena, habitual colaborador de Pixar, se llevaba el premio al Mejor Cortometraje de Animación por 'La Noria', una emotiva historia en la que un niño ha de enfrentarse a sus miedos. Se trata de un trabajo en el que ha colaborado el diseñador de personajes oiartzuarra Dei Gaztelumendi.

Un nivel muy elevado

'Flotando' de Frankie de Leonardis fue el que se llevó el premio al Mejor Cortometraje de Ficción. El premio fue recogido por su director, un argentino afincado en Barcelona, y por su productora, la omnipresente Itziar Castro, que confesaba haber colaborado porque «el director es su mejor amigo», y «como contraprestación por haberme acompañado a los Goya». Ambos dieron las gracias al Festival y Castro se despidió con un sonoro «Gora Euskadi!».

Sin duda, el título más impactante fue el que se llevó el galardón a la Mejor Dirección. Era el caso de 'Uno', de Javier Marco Rico, que narra el drama de los viajes en patera por el Mediterráneo en forma de un teléfono móvil que es encontrado por un grupo de marineros, entre los que se encuentra el protagonista al que Pedro Casablanc pone piel.

Los organizadores han destacado la dificultad de elegir a los ganadores debido al «gran nivel de todos», no en vano, se han presentado a concurso 784 trabajos. Entre todos ellos, fueron 33 los seleccionados para la fase de concurso y 9 los que se han repartido los diez premios.

 

Fotos

Vídeos