Errenteria se rindió a la sidra

A pesar del frío y la lluvia nadie quiso perderse la oportunidad de probar la multitud de sabores de las diferentes sidras. / FOTOS: ARIZMENDI
A pesar del frío y la lluvia nadie quiso perderse la oportunidad de probar la multitud de sabores de las diferentes sidras. / FOTOS: ARIZMENDI

La edición número 31 del Sagardo Eguna volvió a reunir a miles de personas procedentes de toda la comarca

MIKEL PÉREZ ERRENTERIA.

Esa lluvia tan característica de abril no pilló por sorpresa a la multitud de personas que acudieron ayer a la XXXI edición del Sagardo Eguna en Errenteria. Y es que cuando uno acude a una fiesta de estas características sabe a lo que va: a disfrutar de las más de las más de 30 sidras que se dieron cita en la Alameda y en la plaza Xenpelar acompañadas de un pintxo en un ambiente irrepetible.

Ya era mediodía y chispeaba cuando un irrintzi despertó a los sidreros de las marcas agrupadas en la marca Gorena -como Egiluze o Altzate-, que comenzaron a escanciar sus botellas para deleite de los presentes. Los primeros cientos de vasos comenzaron a venderse y las notas de los trikitilaris empezaron a brotar, generando ese ambiente tan especial que hace que poco importe el clima o que se trate de la jornada de reflexión.

Por la tarde, la afluencia de público se multiplicó y si a la mañana se pudo ver una importante representación de gente de la villa, a partir de las 18.00 horas comenzaron a llegar multitud de visitantes de municipios colindantes.

Como consecuencia, no solo los productores de sidra de la asociación guipuzcoana tuvieron trabajo, también los puestos de productos locales vivieron un ir y venir de gente que cada año espera como agua de mayo el último sábado de abril.