Devoción por la Virgen del Rocío

De gala. Las componentes de la asociación errenteriarra lucen sus mejores trajes en la fiesta de la Virgen del Rocío. / ARIZMENDI
De gala. Las componentes de la asociación errenteriarra lucen sus mejores trajes en la fiesta de la Virgen del Rocío. / ARIZMENDI

La asociación Concha Rociera celebró su vigesimotercera romería rociera en Errenteria | Los errenteriarras acogieron a invitados de las agrupaciones de Irun, Lasarte-Oria y Andoain

LUISMA RODRÍGUEZ ERRENTERIA.

Por vigesimotercer año consecutivo, la asociación cultural Concha Rociera de Errenteria renovó su devoción por la Virgen del Rocío con la celebración de su romería anual, que una vez más, al igual que ha sucedido en los últimos años, se llevó a cabo en su sede del barrio de Beraun, en vez de en el monte San Marcos, que históricamente la había acogido.

Antonio Durán, responsable de la organización, explicó que varias malas experiencias con el tiempo, han aconsejado asegurar la celebración en la extensa campa con la que cuenta su sede y que así permite que todo esté instalado previamente y que aunque llueva -ayer no fue el caso,- la fiesta se pueda desarrollar sin problemas, protegidos por la amplia carpa y las casetas.

Ayer el acto central volvió a consistir en la celebración de la Misa Rociera, oficiada una vez más por el párroco José Mari Etxeberria, quien al comienzo tuvo un recuerdo para los inmigrantes que llegaron en barco a Valencia, mientras que el coro de Concha Rociera entonaba las canciones características en honor de la Virgen del Rocío, que presidía la ceremonia. Evidentemente, no faltó la habitual degustación de jamón, cortado a cuchillo por manos expertas, y las bebidas, como el fino, o el refrescante rebujito.

Ya por la tarde actuaron el grupo anfitrión, junto con Embrujo Andaluz de Irun, Aljarafe de Errenteria, Triana de Andoain, y Semblante Andaluz de Lasarte-Oria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos