El centro comercial Niessen acoge la exposición Yonodesperdicio

La exposición está instalada en Niessen. /  ARIZMENDI
La exposición está instalada en Niessen. / ARIZMENDI

Organizada por la ONGD Prosalus, la exposición cuenta con 8 paneles bilingües que contienen datos sobre el despilfarro en la alimentación

M. P. ERRENTERIA.

La ONGD Prosalus ha establecido estos días una exposición en el centro comercial Niessen. Con el nombre de Yonodesperdicio, la iniciativa pretende realizar una labor de concienciación aportando datos sobre el despilfarro en la alimentación que tiene lugar en Gipuzkoa.

Para ello, se han instalado ocho paneles bilingües en los que se realiza un diagnóstico de la situación actual. Se aportan interesantes y preocupantes datos, como que en Gipuzkoa se despilfarran 123.000 toneladas de alimentos al año, lo que supone unos 170 kilos por persona, anualmente.

Al estar instalada en unas dependencias comerciales, la exposición puede ejercer un gran impacto a todas aquellas personas que la vean y puedan pensárselo dos veces a la hora de adquirir alimentos que luego les puedan sobrar. Sobre esto y lo que implica para el planeta y quienes viven en él, habla la exposición Yonodesperdicio.

Errenteria no será el único lugar en el que puedan encontrarse estos paneles. La muestra se podrá ver también en Irun, Hernani y Tolosa. Concretamente, los municipios con los que la ONG de desarrollo Prosalus viene trabajando en el ámbito de la cooperación internacional para reducir el hambre y promover la seguridad alimentaria y el derecho humano a la alimentación.

Una aplicación colaborativa

Adicionalmente, Yonodesperdicio ha puesto en marcha la primera aplicación web móvil en el Estado de consumo colaborativo para reducir el desperdicio de alimentos en los hogares, que permite a las personas registradas en la aplicación o en la web compartir aquellos alimentos que no van a consumir para evitar tirarlos a la basura.

La aplicación en cuestión puede descargarse tanto para dispositivos Android como para iOS de manera gratuita. Una vez registrado, el usuario puede anunciar los alimentos que le sobran o ver los productos de otros usuarios que viven cerca, para quedar luego con ellos, a través del chat de la aplicación, y así poder aprovecharlos. De esta manera, desde la ONG esperan poner en manos de los usuarios una herramienta que facilite la concienciación contra el despilfarro.

 

Fotos

Vídeos