La Casa de las Mujeres celebrará mañana una fiesta de presentación

Las asamblearias reunidas en la Casa de las Mujeres. / ARIZMENDI
Las asamblearias reunidas en la Casa de las Mujeres. / ARIZMENDI

La idea es dar a conocer el recorrido del proyecto durante los últimos años hasta su reciente culminación

MIKEL PÉREZ ERRENTERIA.

La Asamblea de la Casa de las Mujeres ha organizado para mañana una fiesta que se llevará a cabo en la misma casa y por las calles del municipio, con el objetivo de dar a conocer el proyecto.

Aunque la divulgación del proyecto lleva ya unos días en marcha (con la celebración, por ejemplo, de diferentes jornadas de puertas abiertas), la Asamblea de la Casa de las Mujeres no ceja en su empeño para que se de a conocer. Por este motivo, han preparado una jornada muy especial para mañana. En primer lugar, a las 17.30 horas, se celebrará una mesa redonda para presentar a las mujeres que han tomado parte en el proceso participativo. Allí, contarán el desarrollo del proyecto y el recorrido de los últimos años. Mientras tanto, la ilustradora Mercedes Corretge recogerá esta información a través de un proceso de relatoría gráfica en directo. Para concluir, Virginia Imaz pondrá humor a través de sus 'Clowncusiones'.

Poco después, a las 18:30 horas, la Red de Batukada Feminista de Euskal Herria partirá desde la Casa de las Mujeres hacia las calles del pueblo para animar a los paseantes. A las 19:30, dará comienzo la fiesta para las mujeres en la Casa de las Mujeres, donde habrá picoteo (cortesía de la Asociación Intercultural Unión Cinco Estrellas) y música para alegrar el ambiente, de la mano de DJ Txankleta. Desde la Asamblea, quieren hacer «un especial llamamiento a todas las mujeres y personas que integran las asociaciones de mujeres y grupos feministas para que acudan a celebrar este día de fiesta».

Un proceso de 30 años

La reivindicación de las primeras Casas de las Mujeres surgen del movimiento feminista de finales de los 80, que a su vez, pedían articular espacios comunes. «El movimiento feminista no es un partido político, carece de estructura, es asambleario, y sobre todo, muy diverso -explican desde la Asamblea de la Casa de las Mujeres- es desde donde se empieza a verbalizar y reivindicar la necesidad de espacios de encuentro, donde articular toda esa fuerza que se estaba generando.

En Euskal Herria, las primeras casas referenciales se crearon en municipios como Ermua, Eibar o Arrasate, y se hizo evidente, que «no solo funcionan como aglutinante, sino que establecen nexos de unión y presión para reclamar a las instituciones una mayor implicación en las políticas de igualdad».

En Errenteria no fue hasta el año 2008 cuando el área de servicios sociales del Ayuntamiento hizo un llamamiento al tejido asociativo del pueblo para poner en marcha el Primer Plan de Igualdad. En el 2010, con el desarrollo de dicho plan, se creó el Consejo de Igualdad, como un órgano de participación ciudadana con representantes tanto de colectivos como de ciudadanas a título individual.

Y que se responsabiliza de garantizar el desarrollo de dicho Plan, así como de promocionar la participación, empoderamiento y protagonismo de las mujeres y la inclusión de la perspectiva de género en las políticas municipales.

Con la aprobación del II Plan de Igualdad, se decidió tirar para adelante con esa antigua reivindicación del movimiento feminista y se pone en marcha un proceso de reflexión abierto a todas las mujeres de la comarca, en el que han participado más de 100 en un tramo de edad entre 20 y 70 años, cerca de 20 asociaciones, cuatro municipios y todos los barrios.

El citado proceso tuvo como consecuencia la creación de la Casa de las mujeres, cuyos objetivos, según explican desde la Asamblea son «tener un espacio de relación y de conocer otras realidades a través de la cooperación y el trabajo en red, ser un espacio para la formación y el debate, para la conciencia y el activismo donde compartir experiencias, saberes y opiniones.

Un lugar asambleario y gratuito abierto a cualquier actividad relacionada con la transformación de las desiguales relaciones de poder entre hombres y mujeres. Asimismo, han defendido que la casa sea un espacio donde se ofrezcan recursos, apoyo, acompañamiento y escucha para aquellas mujeres que sufran violencia y quieran trabajar para combatirla.

Por último, las asamblearias destacaron los tres ejes en los que se basará la actividad de la Casa de las Mujeres, como son los «servicios de atención y asesoramiento a mujeres que se enfrentan a violencia machista ofrecidos por profesionales y voluntarias, talleres y charlas y la Escuela de Empoderamiento».

Todo ello se encuentra en proceso de organización y se irá poniendo en marcha en las próximas semanas.