Los Arroces del Mundo reunieron a una diversa multitud en la Alameda

Decenas de personas aprovecharon el buen tiempo para acercarse a la Alameda y colaborar con la iniciativa solidaria./
Decenas de personas aprovecharon el buen tiempo para acercarse a la Alameda y colaborar con la iniciativa solidaria.

Un año más, la iniciativa resultó un éxito y no quedó un solo grano de arroz de las 12 recetas propuestas

MIKEL PÉREZERRENTERIA.

Sos Racismo organizó una vez más en la Alameda de Gamon la celebración de Arroces del Mundo, que ayer cumplió su octava edición y que es un evento que se ha venido celebrando de manera ininterrumpida desde que comenzara en la Plaza de la Diputación de Iztieta en el año 2012. En esta ocasión, contó con la participación de 12 grupos de diferentes países y colectivos de Oarsoaldea: México, Marruecos, dos grupos de Colombia, Nicaragua, Honduras, Perú, Guinea Conakry y las asociaciones Aljarafe, Red Pobreza 0, Red ciudadana de Acogida de Donostia, Grupo Orereta Taldea y Kolore Guztiak.

Los fogones comenzaron a calentarse a partir de las 12.00 del mediodía. A partir de ahí, cada cocinero representante de cada uno de los mencionados países y asociaciones elaboró los arroces de la manera tradicional en la que se realiza en su lugar de origen y empleando los ingredientes habituales en su caso. La idea es que, empleando un producto común como el arroz, se conozcan las diferentes formas en que se puede cocinar. Más tarde, a partir de las 13.30 horas y cuando la cocción ya había terminado, todas las personas que quisieron degustar los arroces pudieron hacerlo adquiriendo el plato que se vendía al precio de dos euros.

Variedad de actividades

Si bien la iniciativa de SOS Racismo estaba previsto que terminara hacia las tres de la tarde, para las dos se habían agotado casi todas las recetas y arroces realizados. Aún así, muchas de las personas permanecieron en la carpa, que estuvo en todo momento animada con música en directo.

Asimismo, no fue el único evento que tuvo lugar ayer en la villa. Los coches y las diferentes actividades englobadas en el festival Elkartasunaren Motorra también tomaron las principales arterias municipales durante buena parte del día. Por su parte, Bizarain Ikastola vivió también su fiesta de fin de curso. Adicionalmente, también hubo baile en el Centro Cultural Niessen donde los alumnos de la escuela Analía ofrecieron un espectáculo de Danza Oriental, tribal y fusiones coincidiendo con su fin de curso. Por último, Zaria Koru Eskola hizo disfrutar a los asistentes a su concierto en la Basílica de María Magdalena, aprovechando la increíble acústica de la misma.