Alexander Castrillo y Koldo Agirre (Fundadores de la productora Frango): «Una de las cosas que más nos gusta de este mundo es que cada proyecto es un reto»

Alexander y Koldo trabajan para hacerse un hueco en la industria audiovisual.
/ARIZMENDI
Alexander y Koldo trabajan para hacerse un hueco en la industria audiovisual. / ARIZMENDI

Tras conocerse de vista en el colegio, la cinefilia les llevó a participar en producciones como 'Handia' o 'Errementari' y montar su propia productora

MIKEL PÉREZ ERRENTERIA.

Cuando parece que Gipuzkoa se queda cinematográficamente huérfana tras la finalización del Festival de Cine de San Sebastián, los profesionales que se dedican a ello siguen trabajando con ahínco para poder entregar al público historias que apasionen, o al menos entretengan. Es el caso de Alexander Castrillo y Koldo Agirre (Errenteria, 1989), dos jóvenes que se conocían desde su infancia cuando estudiaron en el colegio Telleri-Alde, pero que no entablaron apenas relación hasta que se reencontraron en la Escuela de Cine de Andoain.

-¿Cuándo decidieron establecer este dúo de creación audiovisual?

-Koldo Agirre: Bajo el nombre de Frango llevamos desde 2015, pero en realidad esto ya venía de antes. Nos conocemos desde primaria, pero comenzamos a tener relación tras estudiar juntos en la ESCIVI (Escuela de Cine y Vídeo) y tras muchísimas charlas cinéfilas decidimos apuntarnos juntos a un taller de guion impartido en Larrotxene por Michel Gaztambide, y eso supuso un antes y un después. Tras eso, realizamos un corto y nos establecimos en un pequeño despacho de mi casa, que por cierto era un antiguo videoclub. Hace 6 meses tuvimos la posibilidad de instalarnos aquí, en Torrekua y decidimos aprovecharla.

«El mayor legado que te puede dejar un profesor es su tremendo amor por el cine»«Estamos preparando algo diferente para la entrega de premios del Festival de Errenteria»

-Alexander Castrillo: La verdad es que tenemos diferentes 'backgrounds'. Yo soy más perfil de producción y Koldo es de imagen y sonido, aunque realmente nos hemos reconvertido ambos, ya que veníamos del mundo de la producción musical y la fotografía.

-¿En qué momento decidieron que se querían dedicar profesionalmente al cine?

-A.C: Como ha dicho Koldo, yo creo que nos dimos cuenta en las clases de Michel. Por su forma de ser y enseñar.

-K.A: Realmente nos transmitió su tremendo amor por el cine, lo que es el mejor legado que te puede dejar un profesor.

-Una vez tomada la decisión, ¿cuáles fueron sus primeros trabajos?

- A.C: Pues nuesto primerísimo corto, titulado '5 Velocidades', lo rodamos en febrero de 2015 y se quedó ahí en un cajón. Por casualidades de la vida y que hemos tenido algo de tiempo se estrena el domingo que viene en el Teatro Principal enmarcado en el Festival Donsskino, y se trata de cine punk, una de esas cintas caseras ocultas. Después, con la Capitalidad Europea de 2016, surgió en Larrotxene la oportunidad de tomar parte en la película de 'Kalebegiak' y esto nos dio la opción de participar en casi todos los cortos que se incluyen en la cinta.

-K.A: En principio era un meritoriaje (una especie de prácticas) e hicimos un primer corto con Koldo Almandoz y luego nos siguieron llamando para los siguientes cortos, fuimos los únicos que nos llamaron para repetir en casi todos. De hecho, en los cortometrajes de Borja Cobeaga y Julio Médem, ascendimos e hicimos las veces de auxiliares (yo de cámara y Alex de producción). Nos formó mucho profesionalmente y nos puso en el punto de mira de la industria vasca. Y esto nos llevó un año entero.

-En ese punto, ¿funcionaban ya como productora?

- A.C.: Hacíamos ya nuestras cositas. Durante 2016 rodamos 'Aupa Kupel', sin el punkarrismo del primero. Aunque no hemos podido trabajar demasiado en ficción propia, una vez entramos en la rueda nos llamaron para los rodajes de 'Handia', 'Errementari' y 'Dantza' y eso nos supuso estar en los títulos adecuados en el momento adecuado. Así que quisimos aprovechar esa tralla y montar esta oficina, establecernos en casa e intentar alejarnos un poco de los rodajes potentes. También hay trabajos en los que realmente tenemos una presencia muy importante, pero no aparece el nombre de Frango, como un cortometraje de Pablo Malo -al que conocimos como profesor de Larrotxene, también- del que fuimos responsables de la Dirección de Producción. También 'Versus', de Demtrio Elorz... unos llevaron a otros.

-K.A.: Sí, 'Aupa Kupel' fue un grandísimo ejercicio de intentar hacerlo bien con 150 euros de presupuesto. Y de ahí a presupuestos más altos como los que ha mencionado. Yo también estuve tres meses rodando 'La Zona', una serie de Movistar, y es ahora cuando tenemos algo más de tiempo para establecernos.

-Visto lo visto, ¿pueden decir que se dedican exclusivamente al sector audiovisual?

-A.C.: Sí, a mí me queda algún fleco de producción musical pero sí intentamos que poco a poco el 100% de nuestra actividad sea en el sector. Queremos intentar estar un poco al tanto de las subvenciones de cara a realizar más elementos de ficción, e intentar llevar la producción total desde aquí o asociados con otra productora.

-K.A.: Esa es la parte complicada, querer hacer algo más artístico y propio y poder vivir de ello es uno de los retos más duros que se plantean. Evidentemente tenemos que hacer trabajos por dinero (vídeos corporativos, videoclips...) para también poder escribir guiones, que es lo que uno quiere. Es algo que lleva tiempo, pero bueno, es una de las cosas que más nos gusta de este mundillo, que cada proyecto es un mundo y un reto.

-¿Cuáles han sido los últimos proyectos en los que han tomado parte?

-A.C.: Pues, por ejemplo, los cortos 'Versus' y 'Tarde para el recreo' están ya en los circuitos de festivales, así que quien quiera puede verlos en alguno en los que se proyecte.

-K.A.: Y también puede verse ya en redes sociales el vídeo que hicimos para el Atlantikaldia, en colaboración con la productora Mirokutana.

-Y también algún que otro proyecto innovador...

-A.C.: Sí, tenemos pendiente realizar un pequeño experimento con una cámara oscura en el colegío Telleri, para el programa 'Teknopolis' de ETB, por darnos un capricho. Y también un pequeño resumen del aniversario de la asociación de gigantes y cabezudos Arrotxapea de Pamplona.

-Por otro lado, estando afincados en Torrekua -un espacio compartido-, ¿no les ha surgido la posibilidad de colaborar con otras entidades o personas del edificio?

-K.A.: Como ves estamos en la planta de los creativos y hay un poco de todo: ilustradores, animadores 3D, diseñadores... Aún no ha surgido un proyecto concreto en el que poder colaborar con ellos, pero si se diera el caso, nosotros encantados.

-A.C.: De momento hemos trabajado con las cosas muy cerradas, cuando tengamos algo más de libertad, la idea es colaborar con gente del edificio. Aunque bueno, hoy mismo directamente, aunque no sea una relación laboral, hemos necesitado una tienda de ropa como localización y hemos bajado a la primera planta donde están las chicas de textil y nos han ayudado mucho.

-Por último, ¿no se animan a participar en el Festival de Cortos del municipio?

-A.C.: Este año no. Participaremos, pero de otra forma. Colaboraremos con Ozzinema e intentaremos hacer algo diferente en la gala de entrega de premios. Tenemos especial interés en hacer algo vistoso ya que forma parte de nuestro pueblo y nos hace ilusión.

 

Fotos

Vídeos