El aire del municipio mejora con respecto al año 2005

Errenteria respira mejor que en la década previa. / ARIZMENDI
Errenteria respira mejor que en la década previa. / ARIZMENDI

Así lo recoge un estudio realizado por la UPV en la atmósfera urbana durante el año pasado

MIKEL PÉREZ ERRENTERIA.

Un estudio contratado por el Departamento de Medio Ambiente municipal y realizado durante 2018 por el grupo de ingeniería química de la Facultad de Química (UPV-EHU) sobre la atmósfera urbana en Errenteria, el aire del municipio ha mejorado en comparación con los dos proyectos anteriores efectuados en los años 1996-1997 y 2004-2005, en los que se analiza periódicamente la situación actual del medio urbano y su evolución en el tiempo.

El citado proyecto ha tenido una duración de un año y los datos se han obtenido de una estación móvil de calidad del aire instalada en ese período en la rotonda de Gaztelutxo, además de la existente en Lezo, relacionada con la actividad del puerto de Pasaia.

Se ha centrado en la determinación de parámetros indicadores de la calidad del aire que respiran sus habitantes (partículas en suspensión y su distribución de tamaños, contenido de metales en las partículas y compuestos orgánicos volátiles).

Capacidad de mejora

Las emisiones del tráfico rodado siguen siendo la principal fuente de contaminantes al aire. Sin embargo, la continua implementación de regulaciones más estrictas, y el desarrollo de nuevas tecnologías sobre la fabricación de vehículos han provocado la reducción de los contaminantes emitidos por los tubos de escape. De ahí que, en estos momentos, las emisiones procedentes del desgaste y abrasión de elementos de los vehículos (neumáticos y frenos) y de la resuspensión del polvo de la carretera supongan una contribución de partículas en suspensión equiparable a las provocadas por la combustión en el tráfico. Las expectativas son que incrementen su contribución debido, precisamente, a las mencionadas acciones correctoras. Junto al tráfico, pero en menor medida, se registran también emisiones de actividades domésticas -calificaciones- y aportes procedentes del sector industrial.

Teniendo en cuenta los datos previos, el aire en Errenteria hoy está más limpio de lo que estaba en los años de los estudios previos. Además, los niveles de los contaminantes analizados se encuentran dentro de lo establecido en la legislación sobre contaminación atmosférica vigente. Sólo indicar que las partículas en suspensión (PM10), uno de los parámetros principales a controlar, presentan además niveles muy cercanos al valor recomendado por la OMS para la salud humana.

Aún así, todavía hay margen de mejora. Por ello, desde el Ayuntamiento han indicado que «la creación de zonas de bajas emisiones y de áreas peatonales, el incremento del uso del transporte público, la promoción del uso peatonal y de la bicicleta como medio de transporte, la gestión del tráfico, los cambios en límites de velocidad y las inversiones tecnológicas que reduzcan emisiones en transporte público» son algunas de las acciones que resultarían convenientes para avanzar en este aspecto.