Aguas de primavera para Hibaika

Las remeras de categorías sénior y juvenil forman un 'mix' que seguramente regale muchos éxitos al club errenteriarra. /  FOTOS: ARIZMENDI
Las remeras de categorías sénior y juvenil forman un 'mix' que seguramente regale muchos éxitos al club errenteriarra. / FOTOS: ARIZMENDI

Los equipos femeninos del club errenteriarra viven una dulce preparación de cara al verano, con diversos éxitos en los bateles |

MIKEL PÉREZ ERRENTERIA.

Dándole una vuelta al conocido refrán, en Hibaika pueden decir aquello de 'no hay mar que por bien no venga'. Prueba de ello so los recientes éxitos cosechados por sus equipos femeninos (tanto sénior como juveniles) en los campeonatos guipuzcoanos de bateles. Por un lado, a principios de abril las errenteriarras se adjudicaron la bandera y la medalla de oro de la liga de bateles de Gipuzkoa, rompiendo así la hegemonía de tantos años de San Juan Koxtape.

Recientemente, la semana pasada para ser exactos, las sénior se alzaron con la victoria en el Campeonato de Gipuzkoa de Bateles disputado en San Pedro, en el que las remeras en edad juvenil también lograron una meritoria segunda posición, a tan solo tres segundos de la embarcación más rápida (Orio). «El objetivo de los bateles es no estar en dique seco en invierno, coger experiencia y competir, que al final es lo que nos gusta a todas», cuenta Amaya Gezala, entrenadora tanto del equipo sénior como del juvenil.

Gezala llegó al club en 2013, tras bogar hasta 2012 en Hondarribia, donde siempre remó desde las categorías inferiores. Tomó las riendas del equipo el pasado septiembre y tras unos pocos meses, cada vez va conociendo mejor a sus remeras. «En un equipo tan joven como este lo importante es ir haciendo regatas» y eso es lo que han hecho, ya que además de los campeonatos de bateles, han competido también en trainera participando en varios descensos, como el de Orio.

La realidad es que sus entrenamientos comenzaron a finales de octubre, y desde entonces la intensidad ha ido creciendo progresivamente entre horas de gimnasio y visitas al agua. Preguntada sobre cómo definiría a su equipo, Gezala contesta sin dudar que «disfruta de un grupo agradable y especial, con un ambiente muy bueno a pesar de la diferencia de edad entre las remeras más jóvenes y las más veteranas, algo que no se da en otros ámbitos de la vida». Y es que hay que tener en cuenta que las remeras de Hibaika entrenan de manera conjunta tanto sénior como juveniles, algo que su entrenadora considera «muy positivo», como también lo son los entrenamientos individualizados y la ayuda de su preparador físico, Mikel Odriozola, que permiten a las deportistas mejorar.

Caras nuevas, misma pasión

Con respecto al equipo que compitió el año pasado en la liga ETE podrán reconocerse algunos cambios como las nuevas incorporaciones al plantel. «Tenemos tres juveniles que vienen de categorías inferiores y que están rindiendo a tope así como la incorporación de una sénior», confiesa Gezala a la vez que deja entrever que de cara a verano «tendremos alguna incorporación más».

Con la temporada estival todavía lejana aunque ya en el horizonte, hablar de objetivos deportivos se antoja imprudente aunque la intención de las de la Madalen es siempre «competir y llegar al verano de la mejor forma posible». En este aspecto, tendrán una nueva oportunidad en el Campeonato de Euskadi de Bateles que tendrá lugar en Legutio a partir de hoy, con la clasificación, y mañana con la ronda final. Hasta allí se desplazarán tanto el equipo sénior como el juvenil y acompañándoles, los equipos de Cadete femenino y masculino. «Iremos allí a darlo todo y una vez pase el campeonato comenzaremos a preparar la trainera», añade Gezala, que anticipa que posiblemente sea a finales de junio cuando comience la temporada.

Una temporada en la que ella espera que las de Hibaika «hayan aprendido y hayan madurado como remeras y que sea un bote para muchos años en el agua». Desde fuera, se vislumbra que con trabajo, tiempo y esfuerzo, este equipo conseguirá ese punto óptimo que les permitirá estar entre las mejores. El tiempo lo dirá.