Se cumplen 150 años de la llegada del tren

Ayer. Movimiento de vagones en la zona portuaria en los años 50./
Ayer. Movimiento de vagones en la zona portuaria en los años 50.

El 15 de agosto de 1864 se inauguró la línea que atraviesa la bahía de Pasaia. Pedro Pérez Amuchastegui asegura que ese momento histórico marcó «un antes y un después» en la población, sobre todo para Antxo

ELENA VIÑASPASAIA

«Siempre que se trata de la historia pasaitarra se habla del mar, o de sucesos y personas relacionados con él, pero quizás el hecho que más ha cambiado nuestro pueblo ha sido la llegada del tren. Nuestra historia tiene un antes y un después de este acontecimiento». El antxotarra Pedro Pérez Amuchastegui, apasionado confeso y coleccionista de cuanto guarde relación con el mundo ferroviario, se refiere de este modo a la llegada del tren a Pasaia por primera vez. Esta semana se han cumplido 150 años de ese hecho. Fue, concretamente, el pasado viernes. La efemérides invita a mirar atrás.

En aquel tiempo el puerto, o mejor dicho la bahía, era en realidad un fondeadero donde las embarcaciones de distinto calado echaban anclas sin posibilidad de acercarse a tierra, pues no existían muelles y los pasajeros y las mercancías eran transportados hasta la orilla por las emblemáticas bateleras. «El puerto, aunque muy seguro, era poco práctico», señala Pérez Amuchastegui.

Según explica el antxotarra, «el 15 de agosto de 1864, la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España inaugura en San Sebastián, con gran solemnidad y con la presencia del rey consorte, Francisco de Asís, la línea férrea completa Madrid-Irun-París».

La vía recorre la bahía de oeste a este, incluso la llega a atravesar por la marisma del Molinao, en paralelo a la nueva carretera recién construida. «Esta compañía es la empresa ferroviaria más importante del país y Pasajes es el primer puerto al que accede Norte de manera directa. Además, es el primer enlace ferroviario internacional español», indica Pedro Pérez Amuchastegui.

Un nuevo distrito

La vía y la carretera separaron para siempre esta parte de la bahía de Pasaia que pronto sería rellenada y desecada, en principio, para usos agrícolas, aunque años después se instalaron en la zona muchas industrias y se empezó a urbanizar para convertirse en un nuevo distrito pasaitarra, el que recibiría el nombre de Antxo.

El experto en historia ferroviaria matiza que no solamente Norte se instaló aquí, sino que fueron varios los ferrocarriles, «animados por las características del puerto», los que se trasladaron a este enclave, mientras que la industria guipuzcoana muy pronto vio el puerto como «una herramienta muy importante», por lo que instó a la Diputación Foral de Gipuzkoa a que se encargase de gestionarlo y adaptarlo a la nueva situación.

«Hacia 1870, la Diputación se hace cargo del puerto, se construyen los primeros muelles en la Herrera, se empiezan a hacer trabajos de dragado y se instala un ferrocarril desde la estación de Pasajes hasta los muelles», rememora.

Años después, en 1888, se instaló un ramal desde la estación hasta la fundición que tenía la RCAM en Capuchinos. En esa misma fecha llegó el tranvía de San Sebastián a Errenteria, y en 1902, comenzó su andadura el FC minero de Arditurri. Aún quedaban por escribirse nuevos y decisivos capítulos.

«En 1912 se inauguró el Topo que tiene apeadero en Antxo-Molinao y entra al puerto por Herrera y para cerrar la red ferroviaria pasaitarra, hubo dos vías que cruzaban la Carretera General, estaban en los extremos de la avenida de Navarra, la primera estaba a la altura donde hoy está el supermercado Eroski y entraba a Benedictine y otras empresas que allí había, la otra vía estaba donde hoy está el supermercado Día y entraba a la Fábrica de Harinas», relata Pérez Amuchastegui.

El antxotarra añade, «como curiosidad», que el primer presidente de la Junta de Obras del Puerto de Pasajes (JOPP), Javier Marquina Iborra, fue el último director de Norte y con la creación de la Renfe, en 1941, fue su primer director.

«Otro presidente de la JOPP que ha tenido cargos importantes en ferrocarriles ha sido Carlos García Cañibano, director de la quinta zona de la Renfe (Cataluña y gran parte de Aragón)», comenta.

Los 150 años de la llegada del tren a Pasaia serán recordados el próximo mes de noviembre en la exposición que, como ya es tradicional, prepara la asociación Antxotarrok Historia Mintegia. Bajo el título 'Los ferrocarriles de la bahía', la muestra se centrará en este acontecimiento que tanto marcó la historia y el paisaje de nuestro pueblo e incluirá diferentes piezas de la extensa colección que atesora Pedro Pérez Amuchastegui, incluyendo fotografías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos