Uruguay, un pequeño con personalidad

Uruguay, un pequeño con personalidad

El Comité Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol dimitió cuando el presidente del Gobierno retiró a los policías de los estadios pero Joseph Blatter descartó la sanción

JAVIER BRAGADOMadrid

«Montevideo es un campo de fútbol con casas». La máxima que ha hecho fortuna resume el secreto de Uruguay: un país de tres millones de habitantes que ha sido campeón del mundo en dos ocasiones y que alcanzó las semifinales en Sudáfrica. El éxito de la Celeste se explica por la pasión del Paísito y por la mezcla de dedicación, humildad y orgullo de sus futbolistas. No obstante, en los últimos tiempos el combinado atlántico ha sufrido para acceder a las fases finales, con amargas decepciones y alivios emocionantes en repescas. Además, su participación en Brasil peligró por la multiplicación de episodios violentos en los estadios. El Comité Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol dimitió cuando el presidente del Gobierno retiró a los policías de los estadios pero Joseph Blatter descartó la sanción.

Cada generación de uruguayos ha logrado fabricar rocosos centrales, centrocampistas trabajadores y algún atacante con talento como para sustentar sus posibilidades. Visto en conjunto, la selección charrúa es una formación bipolar. En defensa aprietan los dientes y se emplean con dureza, mientras que en ataque sus delanteros son capaces de generar magia desde cualquiera de sus botas. «Nuestra cultura es muy futbolera, muy rica en ambiciones deportivas y eso es muy importante en nuestra niñez porque te lleva a hacer muchos sacrificos para poder llegar porque las reservas económicas no son las más grandes y las necesidades te llevan a hacer madurar», explica Edinson Cavani.

En la actualidad, la Celeste vive de la puntería en su ocaso de Diego Forlán y de los emergentes Luis Suárez y Cavani. Los tres forman un tridente del más alto nivel con la agresividad y la calidad como elemento común. Son la esencia de Uruguay, la fórmula del gen ganador aumentada con talento y trabajo. Suárez fue elegido el mejor jugador de la Premier League a pesar de que se perdió la primera decena de partidos por sanción porque lideró la sorprendente campaña del Liverpool a la segunda posición del campeonato. Cavani ha peleado en el París Saint-Germain por un puesto en el nuevo rico que ha ganado la liga francesa y ha enseñado también su carácter al apuntar su salida si continuaba en la banda. Con ellos compartirá puestos en el campo Diego Forlán, a quien se le ha buscado un hueco incluso en el centro del campo. El exrojiblanco apura sus últimos momentos en Japón y su capacidad para generar ocasiones con sus magníficos disparos proporcionará un puesto entre los titulares a quien fue nombrado mejor jugador del anterior Mundial.

El resto del equipo se conforma en torno a pretorianos. El Mono Pereira, del exitoso Benfica, apuntalará el centro del campo, mientras que Godín capitaneará una de las zagas más impenetrables del campeonato y el irregular Muslera protegerá la portería. Además, en Brasil contarán con el apoyo de sus aficionados y con el recuerdo del maracanazo. Por unos días, el campo de fútbol con casas se trasladará al territorio de los vecinos.

 

Fotos

Vídeos