Keylor Navas, unido a la fe y el trabajo

Keylor, durante una entrevista./
Keylor, durante una entrevista.

Conocido como el ‘Halcón’ en su país, el guardameta centroamericano ha amargado a casi todos los delanteros de la Liga

AMADOR GÓMEZMadrid

Tres temporadas les han bastado en el Levante a Keylor Navas para convertirse en uno de los porteros más codiciados de Europa, en el cancerbero del quinto equipo menos goleado de la Liga. Un cerrojo en el equipo valenciano y en la selección costarricense y una persona con fuertes creencias religiosas, que le llevan a leer la Biblia y rezar cada mañana y, siempre que el fútbol se lo permite, a no faltar a su cita dominical con la Iglesia Evangélica.

En el terreno de juego destaca por su templanza, colocación y, ante todo, capacidad de reflejos, cualidades con las que ha firmado el mayor número de paradas en el campeonato español: más de 250. Fuera del campo, quienes tratan habitualmente con él y forman parte de la que Keylor Navas considera su segunda familia, hablan de un hombre trabajador y muy generoso, que se preocupa de ayudar a los necesitados.

Con una cláusula de rescisión de 10 millones de euros y contrato hasta 2015, Keylor Navas se ha ganado el derecho a abandonar el Levante y elegir su destino gracias a una excepcional campaña. Conocido como el Halcón en su país, el guardameta centroamericano ha amargado a casi todos los delanteros de la Liga con su rapidez de reacción y su fiabilidad en el mano a mano. La fe está ligada a él en todos los ámbitos, y de cara al Mundial no se entrega de antemano: «En la vida no hay nada imposible. Uruguay, Inglaterra e Italia son selecciones de mucho nivel, pero eso nos motiva».

 

Fotos

Vídeos