Pirlo, a su manera

Pirlo, durante un partido./
Pirlo, durante un partido.

El mediapunta que aprendió a dirigir desde atrás es el director de orquesta

ÁLVARO MACHÍN

Es un metrónomo. Se reservó en aquel amistoso contra Haití. El cien con la Azzurra se merecía Maracaná. Su día, a su manera. Como Sinatra cantando junto al piano con un traje impoluto. Jugar para Italia es mejor que el sexo, ha llegado a decir este tipo que llegará al Mundial con 35 años. Y allí, 'Pirlinho', pudo hacer lo que más le gusta. Atusarse el pelo, colocar los brazos en jarra y tomarse unos segundos para mirar la pelota. Como para elegir el punto exacto por donde debe golpear. Por su parte baja y con los tres primeros dedos. Con el pie recto y relajado justo antes del impacto. Como aprendió con el botón del rebobinar desgastado viendo vídeos de Juninho Pernambucano. El balón no rueda en el aire, pero desciende vertiginoso hacia la portería. Justo como hizo en Maracaná, ese día, ante México. Gol en su partido cien.

Andrea Pirlo (Flero, Brescia) vuelve. A ganar con la Juve, a marcar de falta y a dirigir a Italia. En realidad parece que nunca se haya ido desde que un entrenador del Brescia le retrasara un poco. De la media punta y el fantasma de Baggio al puesto de cinco. Con pies de seda. Porque ahora Italia juega a su manera. Como Sinatra.

 

Fotos

Vídeos