Tecnología y capacidad aventurera y 'Off Road' para el gran Toureg

Tecnología y capacidad aventurera y 'Off Road' para el gran Toureg

Todas las muy buenas impresiones que transmite este modelo empiezan desde que se ve. Resulta imponente no solo por su tamaño o prestaciones, también por su imagen

Sobre todo en la versión R Line bien personalizada y que transmite calidad, presencia, rotundidad, o sofisticación.

Por fuera es algo más largo, y por las verticales formas del poderoso frontal resulta inmenso. Pero como es algo más bajo, los rasgados pilotos traseros ayudan a estilizarlo un poco.

Por dentro, resulta igualmente un coche imponente. La tendencia de digitalizar los salpicaderos define el diseño interior del Touareg y deja vislumbrar su alta carga tecnológica. De serie en el acabado R-Line, el cuadro de relojes (de 12 pulgadas) y pantalla central (de 15) están fundidas en una sola e inmensa superficie de alta resolución y rapidez de movimientos con infinitas funciones. Todo es configurable, por una simple cuestión de diseño o de organización de la información. La pantalla central es completamente táctil e integra virtualmente todos los interruptores necesarios para el manejo de todo el equipamiento. Al menos con la suspensión neumática (como en la unidad probada), su calidad y versatilidad de rodadura son extraordinarias. Es un coche sólido y suave, robusto y refinado, como ágil, estable y despreocupado de conducir por todo tipo de trazados con la aportación de la dirección integral. Respecto al modo de conducción Normal, puede subir 25 mm o 75 milímetros en el modo Off-road. Estos pluses de altura libre al suelo y la tracción integral le bastan para rodar con seguridad, eficacia y comodidad por el campo. En asfalto, por si solo baja entre 15 y 25 mm al superar los 120 km/h en los modos ECO, Confort y Normal. La dirección trasera minimiza mucho los síntomas de aparatosidad de estos grandes SUV en terreno virado. También con la dirección trasera, se recorta un metro su diámetro de giro y normaliza mucho su conducción urbana.

Esta versión TDI de 286 CV, en conjunto, por calidad de funcionamiento, cantidad de prestaciones y eficiencia energética, es posiblemente una gran elección. Los 6 cilindros le dan un tacto sedoso; desde 2.000 rpm resulta espectacular la fuerza con que empuja y en carretera puede hacer consumos de 7 litros. La clave está en una gestión del cambio de 8 velocidades que busca aprovechar el bajo régimen del V6. Desde 81.000 €.