Seat muestra su coche fantástico

Seat muestra su coche fantástico

Seat muestra los siete dispositivos que nos permiten conducir más cómodamentey con seguridad al máximo nivel

ANDRÉS VIEDMA

Nuestro coche dispone de cámaras, sensores y radares en la parte delantera, la posterior y los laterales. No los vemos, pero están siempre activos mientras circulamos. Son los asistentes a la conducción que, aunque no evitan que tengamos que prestar la máxima atención, suman seguridad y nos aportan confort en nuestros trayectos diarios.

Repasemos los siete asistentes más útiles al volante:

1. Frenada automática que evita choques: El 30% de los accidentes se produce por colisiones traseras. Para prevenir este tipo de situaciones, se activa el Front Assist, que controla la distancia de nuestro coche respecto a los otros vehículos o las personas que puedan cruzarse por delante.

2. Atascos menos estresantes: En España los conductores pasaron una media de 20 horas en embotellamientos durante 2017. Frenar, acelerar, volver a frenar de nuevo. Nada resulta más agotador que circular cuando hay tráfico denso, habitual en las grandes ciudades. «El Traffic Jam Assist de Seat asume estas maniobras para que el conductor esté más cómodo».

3. Sin desviaciones de carril: Con una cámara frontal que reconoce las líneas, el Lane Assist nos avisa cuando estamos a punto de desviarnos.

4. El vigilante de señales: El Traffic Sign Recognition Assist está sincronizado con la cámara delantera del vehículo para detectar los límites de velocidad, la prohibición de adelantar o incluso una señal de presencia de obras.

5. Fin a los ángulos muertos: Para que el conductor no tema a los cambios de carril, una señal visual situada en el retrovisor, le avisa cuando se acerca algún vehículo en el campo de visión hasta ahora invisible. El Blind Spot Detection funciona gracias a dos radares que están pendientes del tráfico trasero y garantiza una conducción más segura.

6. Un viaje más cómodo: El Adaptive Cruise Control permite fijar una velocidad de crucero constante y se encargará de acelerar y desacelerar en función del tráfico o frenará automáticamente, si es necesario, sin intervención del conductor.

7. Aparcar sin tocar el volante: Con la ayuda de unas cámaras que ofrecen una visión de 360º, el Park Assist maniobra por nosotros con lo que las dificultades para aparcar desaparecen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos