Ford prueba un sistema de iluminación para comunicarse con los peatones

Ford prueba un sistema de iluminación para comunicarse con los peatones

En el desarrollo de vehículos autónomos, se estudia un sistema de luces como lenguaje visual con las personas

Ford está desarrollando sobre un Transit Connect especialmente adaptado, diversas pruebas como vehículo autónomo en colaboración con la Universidad Tecnológica de Chemnitz. Por medio de luces, indica lo que el vehículo realiza y lo que va a hacer. Se trata de una investigación para el desarrollo de una interfaz de comunicación que ayude a los vehículos autónomos a integrarse con otros usuarios de la carretera.

Para garantizar que las pruebas fueran lo más realista posible, el Transit Connect disponía del denominado Human Car Seat, un asiento diseñado para que pareciera un vehículo autónomo, con el conductor oculto en la butaca. Así, los observadores podían calibrar con mayor eficacia las respuestas a una barra de luces montada en el techo con destellos en blanco, púrpura y turquesa que señalan cuando el vehículo está circulando, a punto de ponerse en marcha o de ceder el paso.

Los investigadores ampliaron las pruebas para comprobar la eficacia de los colores, probaron la ubicación de las luces en el techo (en EE.UU. se colocaron en la parte superior del parabrisas) y, por último, realizaron indicaciones desde más lejos, utilizando las luces hasta un distancia de 500 metros.

Los resultados mostraron que el 60 % de las 173 personas encuestadas después de encontrarse con la Transit Connect pensaban que se trataba de un vehículo autónomo. Junto con las reacciones observadas de otras 1.600 personas, el turquesa -más visible que el blanco y menos confundible con el rojo que el púrpura- resultó ser el color preferido. También hubo un alto nivel de aceptación y confianza en las señales, a partir de la cual se puede desarrollar y perfeccionar el lenguaje visual.

Ford podría implantar un vehículo autónomo en EE UU en 2021

Con el objetivo de desarrollar un vehículo autónomo que podría implantarse en EE. UU. en 2021, Ford colabora con varias organizaciones para asegurar que la gente confíe en este tipo de coches que conducen solos aunque resulta primordial la creación de un estándar de la industria para comunicar las maniobras de conducción.

Ford, en colaboración con Argo AI, ha sido la primera compañía en probar vehículos autónomos en Washington D.C., y ya realiza ensayos en Detroit, Pittsburgh y Miami. En China, forma parte del programa Apollo que ofrece Baidu, el principal operador de motores de búsqueda en China, con quien colabora para comenzar a probar coches de conducción autónoma en carreteras de Pekín y otras ciudades a finales de este año.

 

Fotos

Vídeos