Volvo S60, la seguridad es lo primero

Volvo S60, la seguridad es lo primero

El S60 es pionero de la nueva era de sostenibilidad del medioambiente y protección de los usuarios

MANU CORTÉS

El nuevo Volvo S60 es el primer vehículo de la marca sueca que no se venderá con motorización diésel. Todos los nuevos modelos Volvo que se lancen al mercado de ahora en adelante estarán disponibles como híbridos eléctricos-gasolina, híbridos enchufables de gasolina o vehículos eléctricos con batería. El nuevo S60 es el primer paso en el marco de un compromiso por la sostenibilidad medioambiental.

La nueva berlina S60, en sus versiones T4 y T5 ofrece los robustos y eficientes motores 2 litros de gasolina de Volvo, con inyección directa y turbo, con variantes de potencias de 190 y 250 caballos, desde 43.450 y 46.600 euros respectivamente. También se comercializa un propulsor híbrido gasolina-eléctrico enchufable con turbocompresor y tracción a las cuatro ruedas, bajo la denominación T8 Twin Engine (desde 61.425 euros), que genera una potencia combinada de 390 caballos.

Más adelante llegarán las versiones gasolina turbo T6 de 310 CV y T6 Twin Engine, de 340 CV. Todos los Volvo S60 llevan de serie caja de cambios automática de ocho marchas. Los modelos T4 de 190 caballos y T5 de 250 caballos, disponen de tracción a las ruedas delanteras; el T5 puede montar opcionalmente la tracción a las cuatro ruedas. El resto, con el equipamiento más completo y los motores más potentes (T6 y T8), incorporan de serie tracción total.

Por primera vez en este segmento, los clientes podrán acceder al nuevo S60 a través del servicio de suscripción Care by Volvo que, frente al modelo de propiedad, ofrece la posibilidad de tener un vehículo sin gastos de entrada mediante una suscripción mensual de tarifa plana.

El nuevo chasis activo del S60 y los distintos modos de conducción proporcionan un control excelente y un rendimiento inigualable que lo convierten en un vehículo especialmente diseñado para el conductor con deseos de prestaciones y comportamiento deportivo. La tecnología City Safety del nuevo Volvo S60, con frenada automática, ayuda al conductor a evitar posibles colisiones y es el único sistema del mercado capaz de reconocer a peatones, ciclistas y animales grandes. Como primicia mundial en el segmento, ahora el sistema City Safety también activa el frenado automático para mitigar las colisiones frontales.

El sistema de infoentretenimiento Sensus Connect de Volvo es totalmente compatible con Apple CarPlay, Android Auto, y mantiene a los conductores permanentemente conectados. El sistema se controla mediante una pantalla táctil intuitiva, similar a una tableta, que combina funciones del vehículo, navegación, servicios conectados y aplicaciones de entretenimiento.

Sistema Pilot Assist

El sistema Pilot Assist opcional, que ayuda al conductor con la dirección, la aceleración y el frenado en carreteras bien señalizadas y hasta 130 km/h, se ha optimizado con un mejor rendimiento en las curvas. El S60 también incluye atenuación de salidas de la calzada, atenuación de colisiones con vehículos del carril contrario y otros sistemas de asistencia a la dirección. La opción de alerta de cruce con freno automático aumenta aún más la seguridad de las personas que se encuentran dentro y fuera del vehículo.

Volvo también ha presentado la función Care Key, que permite a los conductores establecer un límite de velocidad para ellos mismos o para sus familiares y amigos cuando ocasionalmente utilicen nuestro coche. Esta función habilita a que los propietarios puedan limitar la velocidad máxima del vehículo antes de prestárselo a un familiar o a un conductor inexperto, como a un adolescente que acaba de sacarse el carné de conducir. Este sistema vendrá de serie en todos los vehículos Volvo desde septiembre del próximo año. La presentación de Care Key se produce tras el anuncio realizado por Volvo de que, a partir del año 2020, limitará la velocidad máxima de todos sus vehículos a 180 km/h, lo que supone lanzar un mensaje inequívoco sobre el peligro del exceso de velocidad.

Ficha técnica Volvo S60

Modelo:
S60 T-4 / S-60 T-5
Combustible:
Gasolina
Motor:
4 cilindros
Cilindrada:
1.969 cm3
Potencia:
190 caballos / 250 caballos
0 a 100 km/h.:
7,1 segundos / 6,5 segundos
Velocidad:
220 km/h. / 240 km/h.
Consumo:
6,6 litros / 6,6 litros
Emisiones:
152 gr/km. / 152 gr/km.
Largo:
4,76 m.
Ancho:
1,85 m.
Alto:
1,43 m.
Maletero:
442 litros
Precio (estimado):
43.450 euros / 46.600 euros

Desde la Dirección de la marca sueca, se ha comunicado que desea abrir un debate sobre si los fabricantes de automóviles tienen el derecho o, incluso, la obligación, de instalar en los vehículos sistemas tecnológicos que modifiquen el comportamiento de sus propietarios. Tanto la limitación de la velocidad como la función Care Key forman parte de esta iniciativa, y son un ejemplo de cómo la industria del automóvil puede asumir una responsabilidad activa en la lucha contra los accidentes de tráfico mortales en la ayuda a mejorar el comportamiento de los conductores.

A muchas personas les gusta compartir su vehículo con familiares y amigos, pero quieren asegurarse de que no corran peligro en la carretera. La función Care Key es una solución que además les aporta tranquilidad. Por otra parte, es probable que la autolimitación de serie de la velocidad, además de sus posibles ventajas respecto a la seguridad, también aporten ventajas económicas a los propietarios de un vehículo. Actualmente, Volvo está invitando a compañías de seguros de distintos mercados a ofrecer una póliza especial y ventajosa a los usuarios que utilicen estos sistemas de seguridad.

A partir de 2020, Volvo limitará la velocidad máxima de todos sus vehículos a 180 km/h.

Volvo también ha anunciado un nuevo paso en su objetivo de acabar con los accidentes mortales en sus vehículos, abordando los problemas de la distracción y el consumo de drogas y alcohol. Aparte del exceso de velocidad -que Volvo pretende ayudar a combatir limitando a 180 km/hora la velocidad máxima de sus vehículos-, la distracción y el consumo de drogas y alcohol son también importantes motivos de preocupación en el ámbito de la seguridad vial. Por ejemplo, datos de las distintas agrupaciones de control del tráfico indican que en más del 30% de las muertes por accidente de tráfico registradas había implicado un conductor bajo los efectos del alcohol o las drogas.

Volvo cree que el mejor modo de luchar contra esta lacra es instalar en el habitáculo cámaras y otros sensores que vigilen al conductor y permitan detectar si está claramente distraído o conduce bajo los efectos de esas sustancias y no reacciona a las señales de advertencia. En tal caso, el propio sistema interviene para evitar el riesgo de un accidente que podría provocar lesiones graves o incluso la muerte.

La intervención podría consistir en limitar la velocidad del vehículo, alertar automáticamente al servicio de asistencia y, como último recurso, aminorar la marcha de forma activa y estacionar el vehículo de un modo seguro si se detectan actitudes al volante que pudieran poner en peligro la vida de los ocupantes del vehículo o de otros usuarios de la vía.

Entre estos comportamientos se encuentran, por ejemplo, la ausencia total de manejo de la dirección durante un tiempo prolongado, mantener los ojos cerrados o la mirada apartada de la carretera demasiado tiempo, zigzagueos exagerados entre carriles o tiempos de reacción muy lentos. La introducción de cámaras en todos los modelos comenzará a partir de la próxima generación de vehículos de Volvo, a principios de la década de 2020.