Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

Combinación de una carrocería de estilo cupé y familiar con elevadas prestaciones

Shooting Brake es el término que emplea Mercedes para definir esa carrocería característica de cinco puertas con estilo de cupé deportivo por el techo curvado en las plazas traseras, con portón trasero y un amplio maletero. Si se combina con un poderoso motor de poco más de 300 CV con la firma de AMG se obtiene como resultado el CLA 35 4Matic Shooting Brake.

Aparte de una altura rebajada respeto al suelo, la carrocería del nuevo modelo se reconoce por un capó largo con resaltes longitudinales, la calandra delantera del radiador de AMG con lama doble, un faldón delantero específico y adornos e inserciones cromadas para las tomas de aire exteriores.

Los pasos de rueda son más amplios y destacan las llantas de aleación de 18 pulgadas de cinco radios dobles. En la vista trasera domina justo debajo de la matrícula el faldón con difusor y sendos tubos de escape redondos; un alerón aerodinámico va situado en la parte superior del portón.

El interior es muy deportivo, con asientos tapizados en símil de cuero y microfibra en negro con costura doble de adorno en rojo. La consola central en negro brillante dispone de interruptores adicionales para controlar el control de estabilidad en tres niveles, el modo manual del cambio y la amortiguación adaptativa regulable que es opcional. Los pedales son de acero cepillado con tacos de goma, las alfombrillas llevan el logo AMG con los rebordes en efecto cuero y los listones en las puertas delanteras son de acero cepillado.

El sistema de infoentretenimiento Mbux dispone de una visualización que facilita la comprensión de la estructura con gráficos tridimensionales de alta resolución. En el cuadro de instrumentos es posible elegir entre tres estilos: clásico, sport y supersport. Este último es llamativo, con cuentarrevoluciones redondo central e información adicional en forma de barras a ambos lados.

El volante es deportivo, con la sección inferior del aro plana y la zona de agarre perforada; va tapizado en napa con costuras de contraste en rojo. Las levas de cambio en el volante están galvanizadas y permiten accionar de marcha de forma manual.

El motor de cuatro cilindros deriva del 2,0 litros de la nueva Clase A pero con una potencia máxima de 306 CV. Monta un turbo con sistema de doble entrada, que favorece una respuesta inmediata y mejora la capacidad de recuperación. Con sistema de tracción integral 4Matric que distribuye de forma variable entre el eje delantero y el trasero, el cambio es automático de doble embrague de siete marchas. En prestaciones, acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos.

El conductor puede seleccionar hasta cinco programas, según las condiciones. Los modos son calzada resbaladiza, comfort, sport, sport+ y un quinto individual. De esta forma, se modifican numerosos parámetros como el acelerador, cambio, duración de las transiciones, sonoridad, control de estabilidad, suspensión, regulación de la tracción integral y la dirección. El ESP admite un nivel estándar y otro avanzado y la suspensión se regula con modos comfort, sport y sport+.

El sistema de frenos se ha reforzado para ofrecer una mayor deceleración y reducir las distancias de frenado. Lleva discos ventilados y perforados para disipar mejor el calor y las pinzas de freno incorporan el logo AMG en negro. La dirección deportiva es de asistencia variable en función de la velocidad. En función del programa seleccionado, resulta más dura o más cómoda.

Como opción, la marca comercializa el sistema AMG Track Pace, un ingeniero de pista virtual que registra más de 80 parámetros específicos del vehículo durante la conducción en circuito. Además, ofrece tiempos por vuelta y por sector, así como la diferencia respecto al crono de referencia. Algunos elementos brillan en verde o en rojo, para que el conductor pueda reconocer si su rendimiento supera o no el mejor crono registrado.