Mercedes GLB, nuevo SUV compacto

Mercedes GLB, nuevo SUV compacto

Con poco más de 4,60 metros de longitud, es el primer compacto con una tercera fila de asientos

Mercedes amplía la gama SUV con otro modelo de dimensiones compactas: el GLB. A la venta a finales de año, la familia de este tipo se amplía a ocho vehículos tras el Clase A en sus diferentes versiones de carrocería, Clase B, CLA Cupé, CLA Shooting Brake y el GLA. El GLB es el primer compacto de la marca disponible como opción con una tercera fila de asientos, formada por dos plazas individuales.

La carrocería se caracteriza por unas robustas proporciones que acentúan ese carácter de todoterreno típico del fabricante germano. Con superficies amplias y formas expresivas, los diseñadores han optado por una clara reducción de aristas y líneas de carácter, para dar un ensamblado más preciso de los elementos. El frontal acredita el código genético de los SUV, al igual que los voladizos cortos delante y detrás.

El nuevo Mercedes ofrece una gran versatilidad y es muy amplio. Con una longitud de 4,63 metros, una anchura de 1,83 m, una altura 1,658 m y, sobre todo, por los 2,82 metros de batalla (diez centímetros más que la nueva Clase B) cuenta con una más que buena distribución del espacio. El hueco para las piernas en la parte trasera (en el caso de la versión de cinco asientos) son unos considerables 967 milímetros.

En el caso del GLB con cinco plazas, el volumen del maletero es de 560 litros que se convierten en 1.755 litros al abatir los asientos, que son dimensiones de un modelo con carrocería tipo «station wagon». Los respaldos permiten un ajuste en inclinación en varios niveles. Así, aumenta otros 179 litros la capacidad del maletero en su posición más adelantada. En el caso de las dos plazas de la variante de siete pasajeros, admiten dos personas con una estatura máxima de 1,68 metros.

En la instrumentación ya no puede faltar el sistema MBUX (Mercedes Benz User Experience) con un procesador de cálculo, pantallas y gráficas brillantes, una visualización personalizable, una pantalla Head-up-Display y el sistema de navegación con realidad aumentada. Destaca además los tres difusores centrales redondos más otros dos laterales con efecto turbina ya visto en otros nuevos modelos. También se refuerza el carácter de SUV en las puertas con un asidero horizontal.

El nuevo GLB monta motores diésel y gasolina de cuatro cilindros completamente renovados, que proporcionan un aumento de prestaciones y menores emisiones. La mecánica de acceso es el motor de gasolina con 1,33 litros de cilindrada para el GLB 200, propulsor con desconexión selectiva de cilindros. Es más potente el dos litros para el GLB 250 4MATIC.

En diésel, se va a ofrecer un dos litros para los GLB 200 d y 220 d en combinación con el cambio automático de doble embrague de ocho relaciones con un consumo medio de 4,9 litros. Con certificación Euro 6d y, gracias al procedimiento mejorado de postratamiento de los gases de escape, cumple la normativa RDE nivel 2, vinculante para la homologación de nuevos modelos a partir del año 2020.

La tracción integral permanente 4MATIC con distribución variable del par se comercializará en opción. El conductor dispone de distintos modos, que en el caso de optar por el Eco/Comfort, la distribución es de 80 % para el eje delantero y el resto para el trasero. Al seleccionar Sport, esta relación pasa a 70:30 mientras que en la posición de todoterreno la distribución es equilibrada 50:50. Además, con la asistencia para el descenso se mantiene automáticamente una velocidad preseleccionada entre unos 2 y 18 km/h.

Los sistemas de asistencia a la conducción incorporan funciones procedentes de la Clase S. Gracias al sistema de cámaras y radares, el GLB puede anticiparse hasta 500 metros a lo que sucede por delante y conducir de forma semiautomática en determinadas situaciones. Por ejemplo, mediante la utilización de los datos cartográficos y de navegación para adaptar la velocidad antes de entrar en una curva, un cruce o una rotonda.