Mercedes Clase C 300 e, la eficiencia del híbrido enchufable

Mercedes Clase C 300 e, la eficiencia del híbrido enchufable

Es el octavo modelo de la marca con tecnología EQ Power

Ya está a la venta el nuevo Mercedes Clase C 300 e, una versión con tecnología híbrida que se puede enchufar y que proporciona unas cifras de consumo y emisiones bajísimas. El fabricante contará con 20 versiones con este tipo de mecánica en 2020. El C 300 e, disponible en versiones berlina y Estate (familiar) cuesta a partir de 52.900 euros.

El C 300 e resulta el octavo modelo con la denominada tecnología EQ Power, que incluye en la marca de la estrella a los vehículos más eficientes con distintivo ambiental Eco o 0 emisiones.

El propulsor de gasolina es un cuatro cilindros que desarrolla 211 CV, mientras que el eléctrico rinde 90 kW y va integrado en el cambio automático de nueve velocidades 9G-Tronic. La potencia conjunta se eleva hasta los 320 caballos con un elevado par combinado de 700 Nm. El coche es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 5,4 segundos (5,5 para la versión Estate) y se limita la velocidad máxima a 250 kilómetros por hora.

Gracias al cargador de 7,4 kW, la batería puede cargarse del 10 a 100% SoC (estado de carga) en solo 1,5 horas por conexión a un Wallbox si se aprovecha la potencia máxima. La autonomía en modo eléctrico es ligeramente superior a los 50 kilómetros y el consumo eléctrico en ciclo mixto parte de los 21 kWh/100 km. El consumo oficial de gasolina oscila siempre por debajo de los 2,1 litros, según la última normativa.

Como es ya una norma en los nuevos modelos de la marca, cuenta con un sistema de gestión que evalúa datos de todos los sistemas de asistencia a la conducción, como sensores de radar, cámara y sistema de navegación para asumir un estilo de conducción económico que anticipa ciertos elementos de la carretera, como rotondas, etc.

Así, el dispositivo analiza la topografía de la ruta, cartografía o el tráfico y calcula el momento en que el conductor debería levantar el pie del acelerador, para aprovechar la inercia del vehículo al frenar y cargar la batería y cómo debe afrontar con eficiencia la próxima pendiente para ahorrar combustible y maximizar la autonomía eléctrica.