Ford Puma, ahora «crossover»

El nuevo modelo apuesta por un diseño de inspiración SUV y tecnología híbrida 'ligera'

Ford acaba de dar a conocer el nuevo Puma, un modelo del segmento B que ahora propone una carrocería tipo «crossover» compacta de inspiración SUV, con un gran maletero y mecánica híbrida 'ligera'. Un coche práctico y equipado con las últimas tecnologías.

La creciente tendencia de modelos tipo SUV de Ford es manifiesta. Fiesta Active, Focus Active, EcoSport, Kuga, Edge y el más grande Explorer. Los todoterreno suponen más de uno de cada cinco vehículos de la marca vendidos en Europa, con un incremento de casi un 20 % en el pasado año. El Puma saldrá a la venta a finales de 2019.

El nuevo Puma representa un nuevo capítulo en la identidad de diseño de la marca. Los responsables de estilo optaron por un vehículo que fuera inmediatamente reconocible y diferente a cualquier otro Ford. Nada más verlo, destacan detalles como los distintivos faros superiores y líneas atléticas y aerodinámicas de la carrocería.

El llamativo frontal adopta unos grupos ópticos en forma de 'canoa', situados en alto, y los faros antiniebla de led quedan integrados en las entradas de la cortina de aire delantera que guían el flujo de aire para mejorar la aerodinámica. Los faros se extienden hacia la característica parrilla delantera y proporcionan al Puma un diseño aerodinámico.

La carrocería presenta una línea de techo baja, con unos pronunciados pasos de rueda que transmiten cierto carácter deportivo. Los adornos varían según el nivel de equipamiento elegido. En el caso del deportivo ST-Line equipa llantas de aleación de 18 o 19 pulgadas, elementos en negro mate y el marco de los faros antiniebla en brillo y un apéndice aerodinámico de techo más grande.

Enorme maletero

El Puma aporta soluciones innovadoras de almacenamiento con un enorme maletero de 456 litros. Lleva un compartimento de carga flexible que puede acomodar una caja de 112 centímetros de largo, 97 cm de ancho y 43 cm de alto con la segunda fila de asientos plegados. La conocida como Ford MegaBox ofrece un espacio de almacenamiento profundo y versátil y es capaz de almacenar dos bolsas de golf en posición vertical.

Con la tapa bajada, el espacio puede ocultar equipos deportivos sucios o botas embarradas y gracias a un forro sintético y el tapón de desagüe de la parte inferior se puede lavar con agua. El suelo ajustable del maletero presenta una estructura de nido de abeja con celdas en forma de hexágono que mejora la durabilidad y resistencia.

La mecánica del Puma monta una tecnología híbrida diseñada para mejorar la eficiencia sin pérdida de rendimiento. Combina el motor EcoBoost 1.0 litros de tres cilindros de hasta 155 CV con la asistencia eléctrica de un generador de 11,5 kW que sustituye al alternador estándar. Un dispositivo que permite la recuperación y el almacenamiento de energía que normalmente se pierde durante el frenado y que carga una batería de iones de litio de 48 voltios.

Disponible en variantes de 125 y 155 CV, el sistema híbrido 'ligero' determina cuándo y con qué intensidad se debe cargar la batería para obtener un beneficio óptimo. Con esa pequeña asistencia eléctrica mejora la eficiencia de combustible hasta un 9 % y proporciona hasta un 50 % más de par a bajas revoluciones, según la última normativa. También se utiliza un turbo de mayor tamaño que mitiga el efecto de respuesta y hace girar el motor más rápido.

La oferta mecánica se amplía con otros propulsores de gasolina EcoBoost y diésel EcoBlue asociados a un cambio manual de seis velocidades. El 1.0 litros y 125 CV emite 131 g/km y gasta 5,8 l/100 km de consumo. Después del lanzamiento, se ofrecerá en opción un diésel con cambio automático de siete velocidades. Otra innovación es el sistema de desactivación de cilindros que apaga automáticamente uno de los cilindros del motor 1.0 cuando no necesita toda su capacidad.

El Puma equipa 12 sensores ultrasónicos, tres radares y dos cámaras, necesarias para el conjunto de tecnologías Co-Pilot360 de la marca, que mejoran la seguridad, la conducción y el aparcamiento. Han sido diseñadas para hacer que la conducción sea más cómoda, menos exigente y más segura.

Por primera vez en un modelo Ford del segmento B, una cámara de visión trasera captura una visión de 180º que se puede mostrar en una pantalla táctil, de modo que los peatones, ciclistas y otros vehículos pueden ser vistos con mayor facilidad al maniobrar marcha atrás para salir de las plazas de aparcamiento.

Las tecnologías de asistencia al conductor incluyen control de crucero adaptativo con función Stop & Go, reconocimiento de señales de velocidad y centrado de carril, nuevo sistema de información sobre peligros locales, sistema de puntos ciegos con alerta de tráfico cruzado, asistencia al aparcamiento con estacionamiento perpendicular o la tecnología de luces largas automáticas.

Además, el asistente precolisión con la detección de peatones puede detectar a las personas que se encuentran en la carretera o que podrían cruzarse por delante del vehículo, el asistente de maniobra evasiva y la alerta de dirección prohibida avisa si se conduce a través de dos señales de dirección prohibida en un acceso de la autopista.

Los dispositivos conectarse vía Bluetooth al sistema SYNC 3 y es posible controlar el audio, la navegación y los teléfonos conectados mediante simples comandos de voz. El sistema ofrece compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto sin coste adicional. También puede montar un punto de acceso wifi con conectividad para diez dispositivos.