6 consejos para tener los neumáticos a punto

6 consejos para tener los neumáticos a punto

En esta época del año son obligadas unas pocas medidas para evitar contratiempos

El verano es la época donde más desplazamientos se hacen en coche. Para evitar incidentes, es imprescindible que tanto el vehículo como los neumáticos, el único elemento de contacto entre el vehículo y la carretera, estén en perfecto estado. El grupo TÜV Rheinland, entidad líder en servicios técnicos, de seguridad y certificación, explica los seis pasos más importantes a seguir.

1. Presión. Se recomienda que se verifique con un manómetro calibrado una vez al mes y en frío. La presión adecuada es la recomendada por el fabricante y puede venir indicada en la guantera, la parte interior de la tapa del combustible, en el manual o en la parte interior de la puerta. Un neumático con baja presión reduce el agarre a la carretera, provoca un desgaste irregular, daña internamente al neumático, se produce un mayor recalentamiento, acorta su vida útil y alarga la distancia de frenado. Los neumáticos inflados correctamente aportan más seguridad y menor consumo. Si se viaja con cinco pasajeros y equipaje hay que subir unas pocas décimas.

2. Banda de rodadura. Es la que proporciona un buen comportamiento en suelo mojado, proporciona una correcta evacuación del agua y disminuye la probabilidad de sufrir «aquaplaning». La normativa establece que la profundidad mínima es de 1,6 milímetros. Debe revisarse regularmente y basta con comprobar los indicadores de desgaste, es decir, el resalte en el dibujo sobre la base de los canales de la banda de rodadura. Cuando la banda alcanza la altura de los testigos en alguna zona es señal de que debe cambiarse. Hay que revisarlo con las ruedas giradas completamente hacia un lado.

3. Revisión visual y en marcha. Periódicamente es aconsejable revisar los neumáticos para detectar abultamientos, grietas, cortes o desgastes irregulares. Un golpe fuerte contra un bordillo o un bache pueden causar este tipo de daños. Hay que tener en cuenta el envejecimiento del neumático por el tiempo que lleva instalado. En marcha, si el coche se desvía siempre hacia un lado determinado o vibra el volante sería aconsejable una alineación y equilibrado de ruedas.

La normativa establece que la profundidad mínima del neumático sea de 1,6 milímetros

4. Rotación de ruedas. En los turismos con tracción delantera, los neumáticos delanteros se desgastan más rápidamente que los traseros. Si se rotan, se aporta un desgaste más uniforme y permite aprovechar al máximo la vida útil de las bandas de rodadura. Se aconseja realizarlo cada 10.000 kilómetros aproximadamente si hay un desgaste desigual, se oyen zumbidos o si se suele conducir a una velocidad alta, con cargas pesadas o durante trayectos largos.

5. Comprobar las ruedas de repuesto. En caso de que se lleve, es fundamental revisar la rueda de repuesto para evitar desagradables sorpresas. Se debe comprobar que está en condiciones de circular y disponible todo el material necesario para cambiar un neumático. Si el vehículo dispone de una bomba antipinchazos, hay que mirar la fecha de caducidad.

6. Documentación en regla. Es lo primero que se debe comprobar antes de planificar cualquier viaje. Por ejemplo, que se haya pasado la ITV, que el vehículo tenga el seguro en regla y el permiso de conducir del conductor no caducado.