Honda apuesta por la hibridación también en la SUV más reciente

Honda apuesta por la hibridación también en la SUV más reciente

El SUV tiene ya un nuevo integrante en la gama, una versión híbrida que estrena una revolucionaria tecnología, y con la pegatina ECO de la DGT

Su nuevo concepto de hibridación, denominado i-MMD (Intelligent Multi-Mode Drive), y su estrategia consiste en combinar automáticamente tres posibles modos de conducción sin intervención alguna del conductor: EV Drive, Hybrid Drive y Engine Drive. Los elementos que componen el sistema híbrido son equivalentes a los de cualquier otro coche híbrido, aunque no tanto la forma en la que operan. Hay un moderno motor de combustión 2.0 i-VTEC con 145 CV de potencia y 175 Nm de par. También unas baterías que acumulan energía, ubicadas en el maletero y con una capacidad de 1 kWh, así como dos unidades eléctricas con forma de disco: una de ellas en un generador que convierte el movimiento del motor en electricidad; la otra es el motor eléctrico propiamente dicho que transmite su potencia a las ruedas.

No hay caja de cambios como tal, sino un embrague que puede hacer de puente entre el motor térmico y las ruedas en determinados momentos, más concretamente, en aquellas situaciones en las que un híbrido puede ser menos eficiente: a velocidades altas a ritmo constante. Este es el funcionamiento que asume el modo de conducción Drive Engine, el único de los tres posibles en el que las ruedas reciben la fuerza única y exclusivamente del motor térmico, capaz también de recargar la batería si la demanda de potencia y exceso de fuerza lo permite.

Ficha técnica: Honda CR-V Hybrid

Combustible
Gasolina/Electricidad
Cilindros
4 en línea
Alimentación
Inyección directa y Turbo
Cilindrada
1.9993 cm cúbicos
Potencia
184 CV en conjunto
Par motor
175 Nm (combustión) 315 (E)
Velocidad
180 km/hora
Consumo
Desde 5,5 litros
Emisiones co2
126 g/km
Longitud
4,60 mts.
Ancho
1,85 mts.
Alto
1,68 mts.
Maletero
497 litros
Precio
sobre 34.200 euros

Este modelo, que dispone de versiones con tracción delantera y total AWD. La variante 4x2 consume algo menos que la dotada de dos ejes motrices. Según el ciclo de homologación NEDC, el de tracción delantera consume 5,3 litros cada 100 kilómetros. En cambio, con la configuración 4x4, el SUV nipón firma 5,5 y 126 g/km.

En circulación urbana, el modelo asiático escoge automáticamente entre los modos de conducción Hybrid Drive y EV Drive, para garantizar la máxima eficiencia, gracias a la tecnología i-MMD. Con el segundo programa, el coche se desplaza únicamente a través de la mecánica eléctrica. Como complemento, se encuentra la opción Engine Drive, con el que el coche logra sus mejores prestaciones.

 

Fotos

Vídeos