El nuevo primer ministro británico será Johnson o Hunt

Boris Johnson (i) y Jeremy Hunt, en un debate televisivo./Reuters
Boris Johnson (i) y Jeremy Hunt, en un debate televisivo. / Reuters

Los afiliados conservadores podrán elegir entre dos candidatos que se hablan, el uno carismático y el otro gestor pulcro

IÑIGO GURRUCHAGALondres

Boris Johnson y Jeremy Hunt se enfrentarán en la última fase para la elección de nuevo primer ministro, después de que la quinta ronda de votaciones de los diputados del Partido Conservador eliminase a Michael Gove. Johnson obtuvo 160 votos, Hunt, 77, y Gove, 75. La victoria aplastante del exalcalde de Londres añade el logro de la mayoría absoluta de diputados, 313.

Hunt ha hecho campaña recordando que, antes de entrar en la política, creó varias empresas- de comunicación, relaciones públicas o enseñanza de idiomas- y que esa experiencia le habría dotado para la negociación. También ha subrayado su trayectoria como ministro de Exteriores, un cargo en el que sustituyó al dimitido Johnson, y en el que ha mostrado una aplicación superior a la de su ahora rival.

Acusado de blando, el hijo de almirante que destacó en uno de los colegios privados más antiguos y más caros de Reino Unido, Charterhouse, es el político de gestión que dirigentes conservadores creen que no es lo que el país necesita ahora. La contienda entre ambos será definida como una batalla entre el carisma, ahora contenido, de Johnson y el aire pulcro y aplicado de Hunt.

El perdedor, Michael Gove, ha de esperar de nuevo su turno. Abandonado por sus padres y adoptado por una familia escocesa, el experiodista de 'The Times' confirmó su ascenso social con su ingreso en el círculo de Notting Hill, donde se reunían los hacendados David Cameron, George Osborne y otros jóvenes políticos conservadores.

La amistad se rompió cuando abandonó el Gabinete para hacer campaña por la marcha de la UE en el referéndum de 2016. Convenció a Johnson de apoyar el 'out' y, tras la victoria, provocó la renuncia del exalcalde de Londres al liderazgo, presentándose él mismo en un episodio que ha teñido de traición su trayectoria como ministro. Ha emprendido siempre reformas y ha ganado reputación como político dedicado.

El cuarto aspirante, Sajid Javid, había sido eliminado en la votación celebrada por la mañana. El ministro de Interior quedó muy lejos, con 28 votos, de sus contrincantes. Por primera vez, Gove adelantaba a Hunt, por dos votos. En esas circunstancias, es más que posible que el equipo de Johnson haya incitado a sus seguidores a votar a Hunt para librarse de un rival quizás más peligroso y con quien el favorito no se habla desde 2016.

Inédito

Los dos supervivientes a la criba por los diputados del Partido Conservador en la Cámara de los Comunes le seguirá inmediatamente la apertura de un proceso electoral entre los 160.000 afiliados, que emitirán su voto por vía postal. El resultado se anunciará en la tercera semana de julio, y el elegido ocupará la posición nominal de líder y también la jefatura de Gobierno.

Aunque la elección de líder de los partidos políticos mediante el voto de los afiliados se ha consolidado en las últimas décadas, será la primera vez que un primer ministro es elegido de esta manera. Gordon Brown sucedió a Tony Blair sin votación, porque fue el único aspirante. Theresa May a David Cameron, por la retirada de su última rival, Andrea Leadsom.

En el caso de los líderes elegidos por votación de los afiliados del Partido Conservador desde la introducción del método, William Hague dimitió tras dos derrotas electorales, Ian Duncan-Smith fue depuesto por el grupo parlamentario, Michael Howard dimitió tras una derrota electoral, y David Cameron llegó a la jefatura de Gobierno tras unas elecciones generales.

La prensa británica ha publicado en los últimos días que dirigentes conservadores querían evitar la prolongación del proceso electoral, mediante la renuncia de los aspirantes ante la mayoría aplastante de Johnson. Pero no parece viable. Y el calendario parlamentario deja a Johnson con 25 días hábiles en la Cámara de los Comunes hasta el 31 de octubre, cuando quiere ejecutar el 'brexit'.