Barnier exige «claridad» a Reino Unido y asegura estar «muy decepcionado»

Michel Barnier, este martes en el Congreso de los Diputados, en Madrid./EFE
Michel Barnier, este martes en el Congreso de los Diputados, en Madrid. / EFE

El jefe negociador de la UE afirma en Madrid que la ahora cuestionada idea del 'backstop' surgió de los británicos y alerta de que el tiempo se agota

R.C.

El negociador jefe de la UE para el 'brexit', Michel Barnier, reconoció ayer en el Congreso de los Diputados español estar «muy preocupado por el 'impasse' político» de Londres para la ratificación del Acuerdo de Salida del club comunitario. El político francés recordó que el documento «se negoció con Reino Unido, no contra Reino Unido, y no hay otro acuerdo posible», si bien se mostró dispuesto a «clarificar condiciones o ser más ambiciosos en la declaración política». En cualquier caso, advirtió, el plazo de negociación se agota y si antes del próximo 29 de marzo no hay consenso, se impondrá de forma automática una «frontera dura».

En su comparecencia en Madrid, Barnier no ocultó ante los diputados sentirse «muy decepcionado y sorprendido» con Reino Unido porque fueron los propios británicos los que propusieron el 'backstop'. Este mecanismo diseñado para impedir que haya una «frontera dura» entre Irlanda e Irlanda del Norte, incluso a falta de acuerdo, es ahora el tema «más sensible». Sin embargo, en su opinión, no existe «una solución técnica» a este problema y apuntó que Europa «tiene el deber de controlar sus fronteras». «No podemos transigir», dijo al ejemplificar que «cualquier producto que entre por Irlanda del Norte, entra también en España, Francia o Polonia».

«La UE estará lista parauna situación que nodeseamos, aunquehabrá turbulencias»

«No vamos a cambiar el 'backstop' ni aceptar que se limite en el tiempo», resumió Barnier, en consonancia con lo expresado hasta ahora a Londres, al que pidió «claridad». El negociador de la UE detalló, en esa misma línea, que sigue a la espera de que comience la segunda fase de negociación de un «divorcio ordenado» una vez que Reino Unido ratifique el acuerdo alcanzado por el Gobierno de Theresa May con la UE y la declaración política, que es la «verdadera hoja de ruta».

Un aplazamiento

Respecto a un posible aplazamiento, relató que recientemente preguntó a May sobre esa posibilidad y ella ni siquiera la considera una opción. En cualquier caso, si los británicos lo pidieran «preguntaremos para qué lo quieren y deberemos acordarlo por unanimidad los 27». Si, por el contrario, expira el plazo del 29 de marzo y se impone un 'brexit' duro, Barnier afirmó que «la UE estará lista para una situación que no deseamos, aunque indudablemente habrá turbulencias».

El jefe negociador aprovechó para recordar que un equipo especial de la Secretaría General de la Comisión Europea trabaja desde hace varios meses en los planes de contingencias. En ese sentido explicó también que es «responsabilidad» de cada país y cada empresa «estar preparados». Después del 30 de marzo, a su modo de ver, «todo es posible». No en vano, señaló que los británicos que quieren estar en el mercado único europeo y en la unión aduanera «pueden seguir permaneciendo si así lo desean y respetan las normas».

Más información: