Liberados tres holandeses secuestrados hace una semana en Nigeria

No hay "ninguna información" sobre un posible pago de rescate, aunque el dinero parece ser el motivo del rapto

COLPISA / AFP NÍGER

Los tres holandeses que habían sido secuestrados el domingo pasado por hombres armados en el sur de Nigeria han sido liberados, ha confirmado este sábado el ministerio de Relaciones Exteriores neerlandés.

"Puedo confirmar que fueron liberados y que están sanos y salvos", ha dicho una portavoz ministerial, Johanne Doornewaard, añadiendo que el embajador de Holanda en el país estaba en camino hacia el Delta del Níger, donde habían sido secuestrados.

Por su parte, el propio ministro del ramo señaló en su cuenta en Facebook que se siente "aliviado" de que estos tres ciudadanos hayan recuperado su libertad. "Fue un periodo estresante para aquéllos que estuvieron retenidos y sus familias, pero ahora por suerte esto terminó", escribió.

Sunny Ofehe, un activista ecologista nigeriano que los acompañaba en el momento del secuestro, quien fue liberado a comienzos de la semana, había anunciado la liberación de los tres europeos una hora antes a la cadena de televisión neerlandesa NOS.

La portavoz del ministerio, por su parte, señaló que no disponía de "ninguna información" sobre un posible pago de rescate, ni para cuándo está previsto el regreso a Holanda de los tres liberados.

Los motivos

Los tres holandeses y los dos nigerianos que los acompañaban, uno de ellos Ofehe, fueron secuestrados en el delta del río Níger mientras se dirigían a un hospital construido por el macrogrupo petrolero estadounidense Chevron. Trabajaban en el proyecto de una revista sobre Nigeria.

Uno de los neerlandeses es realizador de documentales, según la cadena NOS. Los otros dos, un hombre y una mujer, trabajan para la empresa impresora Gerrits&Leffers de su país, según confirmó ésta.

Según Ofehe, el dinero fue el motivo para actuar de los secuestradores, quienes le habrían dicho el martes, según explicó en la entrevista con NOS, "que no tenían trabajo, que las empresas petrolíferas no contrataban personal del país, y por lo tanto se veían obligados a hacerlo".

Decenas de expatriados han sido secuestrados en el pasado en esta región, muy inestable, del Delta del Níger, y la mayoría de éstos fueron liberados contra el pago de un rescate. A causa de los riesgos de raptos en esta región, los empleados del sector petrolero son siempre acompañados por escoltas armados en sus desplazamientos, lo que no es el caso de los periodistas y otros civiles.

Esta región, que cuenta con la mayor producción petrolera de África, con una capacidad de extracción de dos millones de barriles de crudo diario, ha conocido años de inestabilidad. La violencia disminuyó tras un acuerdo de amnistía concluido en 2009 entre el gobierno y los grupos rebeldes activos en la región. Pero, la criminalidad continúa siendo importante, con robos masivos de crudo y secuestros para obtener rescates en metálico a cambio.

Los habitantes del Delta del Níger, globalmente, no se benefician de los enormes ingresos obtenidos gracias al oro negro, que son utilizados en buena parte para "financiar" la corrupción, mientras que las importantes fugas de crudo registradas han devastado el medio ambiente.

Este programa de amnistía, que incluye grandes sumas de dinero que son entregadas a los exmilitantes antigubernamentales, finaliza en 2015 y, según los expertos, en caso de no renovarse la violencia podría reanudarse.