Israel toma la mayor represalia contra Hamás desde 2014 «para parar el terrorismo»

Bombardeo israelí en Gaza./Mahmud Hams (Afp)
Bombardeo israelí en Gaza. / Mahmud Hams (Afp)

Hay 139 palestinos muertos desde que comenzara la Marcha del Retorno el pasado 30 de marzo para pedir el derecho al retorno de los refugiados y el fin del bloqueo sobre la Franja

EFEJerusalén

Israel ha llevado a cabo la mayor acción de represalia contra Hamás desde 2014, con tres rondas de ataques sobre más de 40 objetivos militares en Gaza para detener «los distintos tipos de terrorismo controlados» desde hace meses por el movimiento islamista, informó un portavoz militar.

«El Ejército ha decidido tomar represalias contra Hamás», informó el teniente coronel Jonathan Conricus en una rueda de prensa telefónica, en la que destacó que durante un largo período de tiempo, los israelíes han estado «bajo diferente tipos de terrorismo controlados por Hamás que han causado daños significativos a comunidades israelíes».

Entre ellos citó «los ataques violentos contra tropas y la infraestructura de seguridad (valla)» en las protestas celebradas en Gaza desde hace tres meses junto a la frontera y que, remarcó Conricus, «no son pacíficas». «Los cohetes disparados contra civiles israelíes y los incendios, globos incendiarios y explosivos nos han traído hasta la situación actual», dijo Conricus, que responsabilizó a Hamás de las agresiones.

Tres rondas de bombardeos

La respuesta israelí incluyó tres rondas de bombardeos sobre varios objetivos militares desde la madrugada, cuando las milicias palestinas en Gaza iniciaron el disparo de al menos 60 proyectiles, en su mayoría morteros, contra Israel, lo que activó las alarmas antiaéreas en las comunidades de Sdot HaNegev, Hof Ashkelon, Eshkol y Shaar HaNeguev, informó el Ejército.

Cerca de diez de estos lanzamientos fueron interceptados por el sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro.

Solo en la última ola de bombardeos, que tuvo lugar esta mañana, los aviones de guerra atacaron cuarenta objetivos militares con el foco en el cuartel general del batallón de Hamás en Beit Lahia, en el norte del enclave bajo bloqueo, «que está completamente destruido», señaló Conricus.

Además, se hizo blanco sobre «un complejo utilizado para preparar ataques terroristas incendiarios», otra instalación de entrenamiento, un lugar de fabricación y almacenamiento de armas y dos túneles, en el norte y sur de Gaza, sin que se registraran víctimas.

Antes de los bombardeos se avisó a la población civil para que se alejara de «operativos terroristas y de cualquier estructura o infraestructura usada por elementos terroristas con el objetivo de proteger sus vidas», señaló Kamil Abu Rokon, el coordinador del organismo israelí que administra las actividades en los territorios ocupados (COGAT, por sus siglas en inglés).

«El mensaje es que hay consecuencias»

«Nuestro mensaje es que Hamás y la gente involucrada entiendan que hay consecuencias por atacar y amenazar a los civiles israelíes», advirtió Conricus. «Es la mayor represalia desde el verano de 2014. El terrorismo contra los civiles israelíes tiene que acabar», insistió. Y advirtió de que Israel está preparado para operar en la frontera sur como en la norte «simultáneamente» si hiciera falta y listo para «continuar si hace falta el aumento de la defensa de los civiles israelíes».

Fawzi Barhoum, portavoz del movimiento islamista, dijo en un comunicado que Hamás «manda un mensaje claro (a Israel) y garantiza el equilibrio de la disuasión rápida para obligar al enemigo a detener la escalada». Su brazo armado, las Brigadas de Azedín al Kasam, responsabilizó completamente a las autoridades israelíes «de más agresiones sobre Gaza» y advirtió de que «pagará un alto precio por su terquedad».

Mientras, el movimiento Yihad Islámica, el segundo mayor en la Franja, aseguró que la «resistencia no dudará en responder a cualquier agresión contra Gaza». «El tiempo que ha pasado sin responder ha terminando», añadió.

139 palestinos muertos desde marzo

Desde que comenzaron las movilizaciones de la Marcha del Retorno el pasado 30 de marzo para pedir el derecho al retorno de los refugiados y el fin del bloqueo sobre la Franja, la tensión ha aumentado en las inmediaciones del perímetro de la Franja bajo bloqueo desde la violenta toma de poder de Hamás en 2007. En este tiempo 139 palestinos han muerto por fuego israelí, la mayoría en las protestas o en incidentes violentos cerca de la frontera.

Israel, que como EE UU y la Unión Europea considera al movimiento un grupo terrorista, acusa a los islamistas de aprovechar las movilizaciones para dañar la valla divisoria, infiltrarse en el país y perpetrar ataques.

El país condena también el lanzamiento de globos y cometas incendiarias que han provocado cientos de incendios e importantes daños en tierras agrícolas israelíes, el último hoy entre los kibutz Or Haner y Gvar, informó el diario Ynet. Y esta semana anunció el cierre de Kerem Shalom, el único cruce comercial entre Gaza e Israel, «debido a los constantes incendios provocados y otros intentos de terrorismo adicionales, liderados por la organización terrorista Hamás que explota y pone en peligro a los residentes de Gaza».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos