Un agricultor sirio, convertido en gondolero a causa de las fuertes lluvias

El agricultor gobierna su barca por las calles de Darkush. /AFP
El agricultor gobierna su barca por las calles de Darkush. / AFP

«La mayoría de los años, hay crecidas, pero este año es muy importante a causa de las abundantes lluvias», sostiene

COLPISA / AFP

Con las intensas lluvias que azotan el noroeste de Siria, Abu Ihab, un agricultor, se ha metido a gondolero. Por los callejones inundados de su pequeña ciudad, navega al rescate de los habitantes para llevarlos de un lado a otro.

«En invierno, no salgo mucho de casa porque hace frío y llueve. Pero sentí que la gente me necesitaba», explica a la AFP este padre de cuatro hijos, que maniobra su «barca-góndola» con la ayuda de una pala. En verano, este agricultor de 49 años utiliza su barca para ir de pesca al río Oronte. Pero las incesantes lluvias caídas en la región hicieron desbordarse el río y una parte de su ciudad, Darkush, en el oeste de la provincia de Idlib, quedó inundada.

En algunos lugares, el nivel de las aguas alcanzó 1,5 metros, indica. Así, él y algunos jóvenes del pueblo se van relevando para ayudar gratuitamente a los habitantes de los barrios siniestrados, para que puedan hacer la compra, llevar a sus hijos a los pocos establecimientos que pudieron seguir abiertos o, incluso, llevarles el pan. «Hoy, la gente se queda en casa, ni siquiera pueden salir para comprar algo de comer», lamenta el hombre, tocado con un gorro negro y vestido con ropa de deporte.

No es el primer año que recurre a este sistema. «La mayoría de los años, hay crecidas, pero este año es muy importante a causa de las abundantes lluvias», sostiene. El agua llegó a inundar algunas casas.

En la provincia de Idlib, dominada por los yihadistas de la antigua rama siria de Al Qaida, pero que también tiene presencia de grupos rebeldes, los campos de desplazados quedaron fuertemente impactados por la lluvia torrencial y las tormentas de nieve, que destruyeron las carpas.

El conflicto en Siria, que empezó en 2011 a causa de la violenta represión de una serie de manifestaciones prodemocracia por parte del régimen de Bashar Al Asad, fue ganando complejidad a lo largo de los años y comportó una grave crisis humanitaria, dejando más de 360.000 muertos y millones de desplazados.

 

Fotos

Vídeos