La odisea de Yehad y los niños sirios

Yehad relata en un minuto su viaje desde Siria. /
Yehad relata en un minuto su viaje desde Siria.

Unicef pide la ayuda de los ciudadanos para atender a los niños refugiados y a los que permanecen en Siria

EL DIARIO VASCO

Yehad, un sirio de 15 años, es una de las miles de personas que están huyendo de la violencia en Oriente Medio, sobre todo de la guerra en Siria, en busca de un futuro mejor en Europa. Este adolescente lo ha conseguido después de un periplo de varios días, por tierra, mar y aire.

más

Los refugiados que siguen llegando a Europa se enfrentarán en las próximas semanas a condiciones cada vez más difíciles debido a la disminución de las temperaturas en el continente, particularmente en la región de los Balcanes, donde suele ocurrir de manera más rápida y marcada.

La Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), que aporta ayuda a los refugiados, ha dicho que teme que algunos puedan incluso morir por las condiciones cada vez más duras a las que tendrán que enfrentarse.

"Hay familias con niños pequeños que viajan a regiones donde las temperaturas se sitúan por debajo de los cero grados y donde hay precipitaciones abundantes", recalcó la organización.

Ayuda para el invierno

Solo en la última semana, más de 25.000 refugiados e inmigrantes han llegado a Serbia, donde las organizaciones humanitarias intentan aportarles alguna ayuda de supervivencia antes de que continúen su tránsito por Hungría para dirigirse a Austria, Alemania o Suecia, como principales destinos finales.

La FICR señaló que se requiere ayuda suplementaria para que esas personas puedan protegerse del frío y de las lluvias que son más frecuentes en este periodo del año.

En estas condiciones, dormir a la intemperie -en zonas de aparcamiento, plazas públicas o edificios vacíos o a medio construir- puede causar víctimas entre los grupos de refugiados más frágiles.

"El otoño e invierno pueden ser crudos y hay gran riesgo de que la situación humanitaria se agrave", declaró la secretaria general de la Cruz Roja Serbia, Vesna Milenovic, citada en un comunicado distribuido por la FICR en Ginebra, donde tiene su sede mundial.

Esta entidad ha lanzado una petición inicial de fondos por unos 14 millones de euros para acudir en ayuda de 675.000 refugiados e inmigrantes.

Lo que, por el momento, se necesita de manera prioritaria es ropa de abrigo, mantas y calzado de invierno.