Los niños de la cueva de Tailandia se ordenan monjes budistas

Hicieron una promesa y hoy, tras diez días en un templo budistas, la han cumplido. Hablamos de los menores y su entrenador que quedaron atrapados en una cueva en Tailandia. Su angustioso rescate tuvo al mundo entero pendiente de sus vidas. Todos, menos uno de los menores que es cristiano, se han despojado de sus vestimentas de novicios y ordenado monjes budistas. Han vuelto a esa vida que dejaron antes de su sobrecogedora experiencia. Cumplen así la promesa de sus familiares, esa que hicieron cuando sus pequeños quedaron atrapados nueve días en una cueva. También han rezado por el buzo que perdió la vida en ese angustioso rescate y por el entrenador, el que los mantuvo con vida gracias, entre otras cosas, a las técnicas de relajación que aprendió cuando él era niño. Cierran una nueva etapa, ahora sólo quieren ir a la escuela, retomar el fútbol en el equipo que los unió y recuperar la vida que tenían antes de la experiencia que les ha marcado para siempre.-Redacción-