Muere la última hembra de tortuga de caparazón blando del Yangtsé

La última hembra de tortuga de caparazón blando del Yangtsé ha fallecido en un zoo de Suzhoy en China. El galápago murió 24 horas después de haber sido sometido a un proceso de inseminación artificial. Su estado de salud era bueno y no hubo complicaciones durante la intervención por lo que se procederá a practicarle una autopsia para determinar la causa de la muerte. Los cuidadores intentaron reanimarla durante 24 horas. Además, extrajeron su tejido ovárico para poder conservarlo en nitrógeno líquido y con ello intentar salvar a la especie en el futuro. Tan solo quedan tres ejemplares vivos de esta especie, por lo que están condenadas a la extinción.