El fundador de Facebook pedirá hoy perdón y asumirá la responsabilidad por la filtración de datos

A Mark Zuckerberg la filtración de millones de datos de su red social Facebook no solo le está costando un cambio de vestuario, dejando de lado sus vaqueros y camiseta por el traje y corbata, si no también dar explicaciones. Acompañado de una legión de asesores, comenzaba su gira por el Capitolio. Visitando a algunos senadores y congresistas y pidiendo perdón. Porque aunque ante la prensa sigue guardando silencio, ya se sabe que hoy ante el Senado y mañana ante la Cámara de Representantes dirá que fue su error y que lo siente. Le guste o no, le toca rendir cuentas: explicar por qué no protegió los datos de sus usuarios. Datos personales que fueron utilizados con fines políticos, y que habrían influido en la victoria de Donald Trump. Hasta 87 millones de personas se habrían visto afectadas. Aunque, según quien destapó el escándalo, podrían ser muchos más. En España los afectados rondan los 130.000. Todos recibirán un mensaje que ayer Facebook comenzó a enviar.-Redacción-